Francisco recibe al III Encuentro Internacional de Coros

«La música y el canto son un verdadero instrumento de evangelización»

"La Iglesia está llamada a estar siempre cerca de las personas, para ofrecerles la compañía de la fe"

"La música y el canto son un verdadero instrumento de evangelización"
Francisco recibe al III Encuentro Internacional de Coros Vatican News

Incluso si hablamos diferentes idiomas, todos pueden entender la música con la que cantamos, la fe que profesamos y la esperanza que nos espera

«La música y el canto son un verdadero instrumento de evangelización en la medida en que se convierten en testimonio de la profundidad de la Palabra de Dios que toca los corazones de las personas, y permite una celebración de los sacramentos, especialmente de la Sagrada Eucaristía, que deja entrever la belleza del Paraíso», expresó el papa Francisco durante el encuentro que mantuvo hoy con los participantes al III Encuentro Internacional de Coros, que se está llevando a cabo en el Aula Pablo VI del 23 al 25 de noviembre, organizado por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización en colaboración con los Nova Opera Onlus, en el que participan cantantes y músicos de todo el mundo.

El pontífice les dijo que con «su música y cantos en este Aula han traspasado las paredes: ¡han despertado al Vaticano!», expresó sonriente el Papa. «Es hermoso escuchar sus melodías y sentir la alegría y la seriedad con que todos juntos dan voz a la belleza de nuestra oración».

Asimismo, el Santo Padre agradeció a monseñor Rino Fisichella por su creatividad y por sus palabras y la iniciativa que nos hace ver de cerca los tantos caminos de la evangelización.

 

 

Francisco recordó a los coreutas el reciente Sínodo de los Obispos, dedicado a los jóvenes, y señaló que un tema que se trató con interés fue precisamente el de la música y la importancia que la música tiene para los jóvenes, ya que como señala el Documento final: «Representa un verdadero y propio entorno en el que los jóvenes están constantemente inmersos, así como una cultura y un lenguaje capaces de despertar emociones y moldear la identidad. El lenguaje musical también representa un recurso pastoral, que interpela en particular la liturgia y su renovación».

«Su música y sus cantos son un verdadero instrumento de evangelización en la medida en que se convierten en testimonio de la profundidad de la Palabra de Dios que toca los corazones de las personas, y permite una celebración de los sacramentos, especialmente de la Sagrada Eucaristía, que deja entrever la belleza del Paraíso. No abandonen nunca este compromiso tan importante para la vida de nuestras comunidades; de esta manera, con el canto dais voz a las emociones que están en lo profundo del corazón de todos. En los momentos de alegría y de tristeza, la Iglesia está llamada a estar siempre cerca de las personas, para ofrecerles la compañía de la fe. ¡Cuántas veces la música y el canto hacen que esos momentos sean únicos en la vida de las personas, porque los conservan como un recuerdo precioso que ha marcado su existencia!».

Más adelante el papa Francisco resaltó, además, que este Encuentro de Coros «resalta la internacionalidad de sus respectivos países, nos hace comprender la universalidad de la Iglesia y sus diferentes tradiciones. Su canto y su música, especialmente en la celebración de la Eucaristía, evidencian que somos un solo Cuerpo y cantamos con una sola voz nuestra única fe. Incluso si hablamos diferentes idiomas, todos pueden entender la música con la que cantamos, la fe que profesamos y la esperanza que nos espera».

Por otra parte, el pontífice les advirtió a los jóvenes músicos que «no caigan en la tentación de un protagonismo que eclipsa su compromiso y humilla la participación activa del pueblo en la oración. Por favor, no hagan de «prima donna». Sean animadores del canto de toda la asamblea y no lo reemplacen, privando al pueblo de Dios de cantar con ustedes y de dar testimonio de una oración eclesial y comunitaria».

«Ustedes que comprenden más profundamente la importancia del canto y de la música, no menoscaben las otras expresiones de la espiritualidad popular: las fiestas patronales, las procesiones, las danzas y los cantos religiosos de nuestro pueblo también son un verdadero patrimonio de la religiosidad que merece ser valorado y sostenido porque es siempre una acción del Espíritu Santo en el corazón de la Iglesia. El Espíritu en el canto nos ayuda a salir adelante», indicó Francisco.

El pontífice terminó sus palabras deseando que «la música, pues, sea un instrumento de unidad para hacer eficaz el Evangelio en el mundo de hoy, a través de la belleza que aún fascina y hace posible creer confiándose al amor del Padre». ¡Gracias por sus cantos!»

(RD/Aica)

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído