El Papa recuerda que "sorprenderse es abrirse a los demás, comprender las razones de los demás"

Francisco: «La familia es un tesoro, es necesario defenderla siempre»

El Pontífice invita a rezar por las familias donde "hay una falta de paz y de armonía"

Francisco: "La familia es un tesoro, es necesario defenderla siempre"
Ángelus del Papa

Debemos sentir angustia cuando por más de tres días nos olvidamos de Jesús, sin orar, sin leer el Evangelio, sin sentir la necesidad de su presencia y su amistad consoladora

(Jesús Bastante).- «Les deseo terminar el Año con serenidad. Por favor, sigan rezando por mí». El Papa Francisco celebró el último Angelus de 2018, festividad de la Sagrada Familia, con un llamamiento a proteger y custodiar a las familias.

«Un aplauso a todas las familias. La familia es un tesoro, es necesario defenderla siempre. Que la Sagrada Familia de Nazaret ilumine vuestro camino», subrayó ante decenas de miles de fieles.

«En la familia de Nazaret, la maravilla nunca cesó, ni siquiera en un momento dramático como la pérdida de Jesús: es la capacidad de sorprenderse por la manifestación gradual del Hijo de Dios», recalcó Francisco, recordando el viaje de José, María y Jesús a Jerusalén, y la pérdida de su hijo.

María y José, como buenos padres, estaban «angustiados» ante la pérdida de Jesús, y sorprendidos ante las respuesta de su hijo. «El asombro y la maravilla son lo contrario de dar todo por sentado, es lo contrario de interpretar la realidad que nos rodea y los acontecimientos de la historia solo de acuerdo con nuestros criterios», apuntó Bergoglio.

 

 

 

 

También ocurre en nuestras familias. «Sorprenderse es abrirse a los demás, comprender las razones de los demás: esta actitud es importante para curar las relaciones comprometidas entre las personas y también es indispensable para curar heridas abiertas dentro de la familia», señaló el Papa, indicando cómo «cuando hay problemas en la familia damos por descontado que nosotros tenemos la razón, y nos haría bien conocer las razones de los otros».

Esa angustia José y María sintieron en los tres días de la pérdida de Jesús, «también debe ser nuestra angustia cuando estamos lejos de Él». «Debemos sentir angustia cuando por más de tres días nos olvidamos de Jesús, sin orar, sin leer el Evangelio, sin sentir la necesidad de su presencia y su amistad consoladora», añadió el Pontífice. «Muchas veces pasan días sin que recuerde a Jesús, y eso es feo, muy feo».

Pero a Jesús es fácil encontrarlo, «en el templo, mientras enseñaba» concluyó el Papa, que pidió «oremos por todas las familias del mundo, especialmente aquellas en las que, por diversas razones, hay una falta de paz y armonía«.

Tras el rezo del Angelus, Francisco pidió por las elecciones que se están celebrando en Congo, cuya sociedad sufre «a causa de la violencia y el ébola». Así, pidió «que todos se comprometan en mantener un clima pacífico, que permitan un regular y pacífico desarrollo de las elecciones».

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído