El Papa abre el año judicial del Tribunal de la Rota Romana

Francisco pidió a la Iglesia un «adecuado apoyo espiritual y pastoral» para los matrimonios

El Pontífice aboga por "unidad y fidelidad" ocmo "bienes indispensables e insustituibles"

Francisco pidió a la Iglesia un "adecuado apoyo espiritual y pastoral" para los matrimonios
El Papa abre el año judicial del Tribunal de la Rota Romana Osservatore Romano

La sociedad en que vivimos está cada vez más secularizada, y no favorece el crecimiento de la fe, con la consecuencia de que los fieles católicos luchan por ser testigos de un estilo de vida según el Evangelio

(Hernán Reyes Alcaide, corresponsal en Roma).- El papa Francisco pidió hoy que la Iglesia asuma un «adecuado apoyo espiritual y pastoral» para los matrimonios, en un contexto en el que la secularización social, reconoció, no favorece los casamientos, al tiempo que proclamó que «unidad y fidelidad» son dos conceptos que sirven más allá del matrimonio.

«La sociedad en que vivimos está cada vez más secularizada, y no favorece el crecimiento de la fe, con la consecuencia de que los fieles católicos luchan por ser testigos de un estilo de vida según el Evangelio, también en relación con el sacramento del matrimonio», enmarcó el pontífice el discurso con el que abrió este martes el año judicial del tribunal de la Rota Romana.

«En este contexto, es necesario que la Iglesia, en todas sus articulaciones, actúe en armonía para proporcionar el adecuado apoyo espiritual y pastoral«, pidió Jorge Bergoglio durante el encuentro en la sala Clementina del Vaticano con los oficiales del que, en la práctica, funciona como tribunal de apelación de la Santa Sede y se encarga de las apelaciones en casos de nulidad matrimonial.

 

 

De frente a los integrantes de la Rota, el papa individuó dos «pilares fundamentales no solo de la teología y la ley matrimonial canónica, sino también e incluso antes de la esencia misma de la Iglesia de Cristo: unidad y fidelidad«.

«Estos dos bienes, de hecho, antes de ser, de hecho, ser las obligaciones jurídicas de toda unión conyugal. en Cristo, deben ser una epifanía de la fe bautismal», pidió.

«Unidad y fidelidad son dos valores importantes que son necesarios no solo entre los cónyuges, sino en general en las relaciones interpersonales y sociales. Todos somos conscientes de los inconvenientes que ellos determinan, en el consorcio civil, las promesas no cumplidas, y la falta de fidelidad a la palabra dada y a los compromisos asumidos», recordó el obispo de Roma.

«Unidad y fidelidad. Estos dos bienes indispensables y constitutivos del matrimonio requieren no solo ser adecuadamente ilustrado para los futuros esposos, sino que también solicitan la acción pastoral de la Iglesia, especialmente de obispos y sacerdotes, para acompañar a la familia en las diferentes etapas de su formación y su desarrollo», les dijo a los miembros del Tribunal que rige las leyes vaticanas desde hace casi 700 años.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído