Abraza a la madre del religioso y expresa su "afecto y cercanía" a sus hermanos

El Papa recibe a la familia de Paolo Dall’Oglio, el jesuita secuestrado en Siria en 2013

No se ha vuelto a tener noticias del defensor del diálogo cristiano-musulmán desde que desapreció en Raqqa hace casi seis años

El Papa recibe a la familia de Paolo Dall'Oglio, el jesuita secuestrado en Siria en 2013

La audiencia de esta mañana se desarrolló en un ambiente "particularmente cordial" y "representa un gesto de afecto y cercanía del Papa a la familia del jesuita", afirmó el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti

(C.D./Agencias).- Emotivo encuentro entre el Papa y la familia del jesuita italiano Paolo Dall’Oglio, secuestrado en Siria en julio de 2013. La mañana de este miércoles, en su residencia en la Casa Santa Marta, Francisco abrazó a la madre del religioso y saludó a cuatro de sus hermanas y hermanos.

La audiencia privada de esta mañana se desarrolló en un ambiente «particularmente cordial» y «representa un gesto de afecto y cercanía del Papa a la familia del jesuita», afirmó el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, respondiendo a preguntas de los periodistas.

Dall’Oglio fue expulsado de Siria en junio de 2012, tras más de 30 años en ese país trabajando por el entendimiento entre el islam y el cristianismo desde el monasterio Deir Mar Musa, fundación del siglo VI en el pueblo de Nabk, al norte de Damasco, que el religioso restauró y reavivó. El jesuita había criticado la situación de violencia que atravesaba la nación y llamado a la reconciliación, lo que levantó ampollas por parte del régimen de Bashar Al-Asad

Tras su expulsión, logró regresar en varias ocasiones en misiones humanitarias a territorio controlado por los rebeldes sirios, en el norte del país, hasta que fue raptado hace ya casi seis años mientras mediaba la liberación de un grupo de presos de ISIS.

El encuentro de esta mañana con su familia no es la primera vez que el Papa Francisco ha mostrado una preocupación especial por el jesuita, de 64 años y nativo de Roma.

 

 

Tan pronto como la fiesta de San Ignacio de Loyola en 2013, el 31 de julio, por ejemplo, expresó su preocupación por el Dall’Oglio, «nuestro hermano de Siria».

El año siguiente también, Bergoglio se presentó de forma «improvisada» en la casa general de los jesuitas en Roma y compartió una comida con los siete hermanos del religioso desaparecido, aprovechando la ocasión para expresar su «preocupación y solidaridad» para con el religioso desaparecido. En otras ocasiones posteriores como el ángelus del 26 de julio de 2015 Bergoglio pidió que se librara a Dall’Oglio y a los otros religiosos secuestrados en Siria, y en 2017 en una celebración de los «Nuevos Mártires» del siglo XX y XXI invitó a rezar por el jesuita.

 



Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído