El Papa recibe en audiencia a profesores y estudiantes del Augustinianum en su 50 aniversario

Francisco: «Transmitir la riqueza de la tradición es esencial para la Iglesia»

Recuerda que las reformas del Vaticano II no son posibles sin el regreso a los Padres de la Iglesia

Francisco: "Transmitir la riqueza de la tradición es esencial para la Iglesia"
Audiencia del Papa con la comunidad del Augustinianum

"Les animo a ser fieles a sus raíces y su tarea", dijo el Papa, animándolos a "perseverar en el compromiso de comunicar los valores que pueden preparar a sus alumnos para participar en la vida de la Iglesia"

(RD/AICA).- El Papa Francisco recibió en la mañana del 16 de febrero en la Sala Clementina del Vaticano a la comunidad del Instituto patrístico «Augustinianum» de Roma, en el marco del 50º aniversario de la institución.

«El Augustinianum fue fundado para ayudar a preservar y transmitir la riqueza de la tradición católica, especialmente la tradición de los Padres», una contribución que es «esencial para la Iglesia», aseguró el Papa. «Lo es siempre, pero especialmente en nuestro tiempo, como dijo San Pablo VI en el discurso de inauguración del Instituto el 4 de mayo de 1970: ‘El regreso a los Padres de la Iglesia es parte de ese ascenso a los orígenes cristianos, sin el cual no sería posible implementar la renovación bíblica, la reforma litúrgica y la nueva investigación teológica deseada por el Concilio Ecuménico Vaticano II'».

Además, citando a San Juan Pablo II, que visitó el Instituto algunos años más tarde, en 1982, Francisco recordó: «Colocarse en la escuela de los Padres significa aprender a conocer mejor a Cristo y conocer mejor al hombre» y este conocimiento «ayuda mucho a la Iglesia en su misión», expresó el Santo Padre.

«Les animo a ser fieles a sus raíces y su tarea», dijo el Papa, animándolos a «perseverar en el compromiso de comunicar los valores intelectuales, espirituales y morales que pueden preparar a sus alumnos para participar con sabiduría y responsabilidad en la vida de la Iglesia y en los debates sobre los desafíos cruciales de nuestro tiempo». Este servicio, puntualizó, «está estrechamente vinculado a la evangelización y ayuda a promover el crecimiento de la familia humana hacia su plenitud definitiva en Dios».

Citando la reciente Constitución Apostólica Veritatis gaudium cuando dice: «El gozo de la verdad expresa el deseo anhelante que inquieta el corazón de cada hombre hasta que no encuentra, no vive y no comparte con todos la Luz de Dios», el Santo Padre aseguró que aquí, el eco de San Agustín es evidente, y de hecho él «ha conocido y expresado al más alto grado la inquietud del corazón humano hasta que no encuentra descanso en Dios, quien, en Jesucristo, nos revela la verdad más profunda acerca de nuestra vida y nuestro destino final».

Finalmente, Francisco aseguró sus oraciones por la comunidad e instó a rezar el uno por el otro, «para que el Señor los apoye en su compromiso diario de investigar, enseñar y estudiar».

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído