"El pueblo de Dios espera de nosotros medidas concretas, no las acostumbradas condenas"

El Papa, en la apertura de la cumbre antipederastia: «Escuchemos el grito de los pequeños que piden Justicia»

"Pesa sobre nuestro encuentro el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial"

El Papa, en la apertura de la cumbre antipederastia: "Escuchemos el grito de los pequeños que piden Justicia"
Inauguración de la cumbre antipederastia

La Virgen María nos ilumine, para intentar curar las graves heridas que el escándalo de la pederastia ha causado en los pequeños y en los creyentes

(José M. Vidal).- Apertura solemne de la cumbre antipederastia, presidida por el Papa Francisco. En su breve saludo, Bergoglio deja claro que el objetivo del encuentro es «escuchar el grito de los pequeños que piden Justicia» y, para eso, quiere que los participantes adopten «medidas concretas, no las acostumbradas condenas».

En el aula de los Sínodos, ambiente de las grandes ocasiones. Y repleta de los 190 participantes, de los que 114 son presidentes de los episcopados del mundo.

El Papa preside el acto. Junto a él, el padre Lombardi, moderador del encuentro, el padre jesuita Zollner, el cardenal Cupich y el general de los agustinos, Alejandro Moral, emcargado de dirigir la oración.

Los presentes, puesto en pié cantan el ‘Veni Creator’.

El Padre Alejandro Moral pide al Señor: «Abre nuestro corazón ante el grito de las víctimas…»

 

 

Texto íntegro del saludo del Papa

«Queridos hermanos: Ante la plaga de los abusos sexuales perpretados por hombres de Iglesia contra los menores, he pensado interpelarles a ustdes, Patriarcas, cardenlaes, arzobispos, obispos, superiores religioso y responsables, para que todos juntos nos pongamos a la escucha del Espíritu Santo y, con docilidad a Su guía, escuchemos el grito de los pequeños que piden justicia.

Pesa sobre nuestro encuentro el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial, que nos obliga a discutir juntos, de forma sinodal, sincera y profunda sobre la forma de afrontar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad.

El santo Pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no las simples y acostumbradas condenas, sino medidas concretas y eficaces para poner en marcha»

Comenzamos, pues, nuestro recorrido armados por la fe y por el espíritu de máxima parresía, de valentía y de concreción.


 

Como ayuda, me permito compartir con usetdes algunos importantes criterios, formulados por las diversas Comisiones y Conferencias episcopales. Son líneas-guía para ayudar en nuestra reflexión y que nos serán entregadas. Como un sencillo punto de partida, que viene de ustedes y regresa a ustedes y que no obsta la creatividad que debe reinar en este encuentro.

«También en vuestro nombre querría dar las gracias a la Pontificia comisión para la tutela de los menores, a la Congregación para la Doctrina de la Fe y a los miembros del comité organizado por el excelente trabajo realizado para preparar este encuentro. Muchas gracias

Por último, pido al Espíritu Santo que nos sostenga en estos días y nos ayude a transformar este mal en una oportunidad de reconocimeinto y de purificación. La Virgen María nos ilumine, para intentar curar las graves heridas que el escándalo de la pederastia ha causado en los pequeños y en los creyentes.


Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído