POLÉMICA

El Limosnero Apostólico reinstaura la luz en un edificio de Roma tomado por 450 ‘okupas’

El Limosnero Apostólico reinstaura la luz en un edificio de Roma tomado por 450 'okupas'
El papa Francisco, el Limosnero y algunas personas sin hogar. EP

Un gesto insólito (El limosnero del Papa cede su apartamento en el Vaticano a una familia siria refugiada).

El cardenal Konrad Krajewski, Limosnero Apostólico, al poco de volver de su viaje a los campamentos de refugiados y migrantes en la isla de Lesbos, en la frontera de Grecia con Turquía, fue informado de una situación peculiar que se da en el mismo centro de la ciudad de Roma.

Hay un gran palacio que se encuentra ocupado por unas 450 personas, incluyendo familias con unos 100 niños. La compañía eléctrica ya hace días que no aporta electricidad al edificio ni tampoco se dispone de agua caliente.

El purpurado sintió el deber de realizar un gesto humanitario y así acudió y ordenó personalmente reactivar el suministro eléctrico del edificio, haciendo el gesto en la sala de los contadores eléctricos, con la convicción de que era necesario hacerlo por el bien de estas familias.

«Fue un gesto desesperado. Había más de 400 personas sin electricidad, con familias, niños, sin siquiera la posibilidad de hacer funcionar los refrigeradores», declaró a la prensa el Limosnero Apostólico.

En una entrevista, el cardenal Krajewski informó que conocía desde hacía tiempo las grandes dificultades de la gente que vive en ese edificio. «Desde el Vaticano –dijo– enviábamos la ambulancia, los médicos, la comida. Estamos hablando de vidas humanas». La novedad ahora era la falta de electricidad.

«Lo absurdo –subrayó el Limosnero Apostólico– es que estamos en el corazón de Roma. Casi quinientas personas abandonadas a su suerte».

«Son familias –añadió el purpurado– que no tienen adónde ir, gente que lucha por sobrevivir». El primer problema, explicó, no es el del dinero.

Después de recordar que entre la gente del edificio hay muchos niños, el cardenal Krajewski invitó a preguntarse: «¿Por qué están allí, por cual motivo? ¿Cómo es posible que familias se encuentren en una situación similar?»

Así, el Limosnero Apostólico dijo que asume toda la responsabilidad de la orden de reanudar el suministro eléctrico. «Si llegara, pagaré también la multa».

Para ello, se entiende, cuenta con los fondos que el Vaticano dedica a las obras caritativas de la Penitenciaría Apostólica.

La medida del cardenal Krajewski, que dejó sin palabras a los italianos, no la hubiera adoptado sin la decisión del papa Francisco.

La decisión del purpurado desató una fuerte polémica. El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, se apresuró a pedir al Vaticano que pagara «los 300.000 euros que esas personas deben a Acea», la compañía suministradora de la luz, y añadió que de paso se hiciera lo mismo con «los recibos de luz de millones de italianos con dificultades económicas».

Hay que resaltar que, solo en Roma, hay registrados 92 edificios ocupados abusivamente. Y en toda Italia son 48.000 las casas populares ocupadas también de forma abusiva.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido