EL P. GEISSLER SIEMPRE NEGÓ LAS ACUSACIONES

La Santa Sede absuelve a un sacerdote de los cargos de acoso sexual a una ex religiosa

La Santa Sede absuelve a un sacerdote de los cargos de acoso sexual a una ex religiosa
El sacerdote austriaco Hermann Geissler. EP

El P. Hermann Geissler, sacerdote austriaco de 53 años, ex jefe de oficina de la Congregación para la Doctrina de la Fe y miembro de la Familia spiritualis Opus (FSO), fue absuelto de la acusación de acoso sexual a una religiosa en 2009, en el contexto de la confesión. Los cargos fueron presentados por Doris Reisinger (Wagner), miembro de la Familia spiritualis Opus de 2003 a 2011.

Reisinger, que dejó la comunidad en 2011 y se casó con un ex sacerdote que le ayudó durante la etapa de las denuncias, es ahora una activista de la lucha contra los abusos a mujeres en el clero y ha escrito recientemente un libro en el que cuenta los abusos de poder y sexuales que sufrió por parte de otro cura («Las monjas siguen sufriendo abusos en continentes como Europa»).

El Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica absolvió al sacerdote austriaco de las acusaciones hechas en su contra por la ex religiosa, «no siendo probada con la debida certeza moral, después de un cuidadoso examen del caso, la configuración del presunto delito grave».

El «juicio penal administrativo» fue confiado por el papa Francisco al Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica a petición de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aun siendo competente para este tipo de casos, ya que Geissler era un funcionario del Dicasterio.

Según un comunicado de la Signatura Apostólica, «se constituyó un Colegio compuesto por cinco miembros del mismo Tribunal Supremo, que, reunido el 15 de mayo, emitió el decreto de absolución del acusado, no resultando probada con la debida certeza moral, después de un cuidadoso examen del caso, la configuración del presunto delito grave».

El pasado mes de enero el sacerdote austriaco pidió al cardenal Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dejar su servicio «para limitar los daños ya causados a la Congregación y a su comunidad». El cardenal Ladaria había aceptado la petición. El P. Hermann Geissler, sin embargo, siempre negó las acusaciones, reservándose, entre otras cosas, «posibles medidas de naturaleza legal».

La Santa Sede no ha comunicado si el sacerdote austriaco volverá a su puesto en la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido