LAS COSAS DEL VATICANO

Unos agentes de la Guardia Civil pillan despistado al Papa y le ‘encasquetan’ el tricornio, pero el argentino se lo quita y sale corriendo

Que nadie le llame a engaño, porque este Papa no quiere nada a España y de ponerse algo, si hubiera podido elegir, habría optado con la gorrilla chavista o la montonera.

Pruebas evidentes de que Francisco tiene escaso afecto a los españoles como nación es que en los 6 años largos que lleva en la silla de San Pedro no ha encontrado un minuto para visitar España y que cada vez que le preguntan por el asunto, deja caer, sibilino, algún venenoso comentario sobre la necesidad de paz o de que nos pongamos de acuerdo.

Pero a la fuerza ahorcan, que dice un viejo refrán. El Papa Francisco, muy a su pesar, ha lucido este domingo 8 de diciembre de 2019 un tricornio –el tradicional sombrero negro y charolado de la Guardia Civil– después de realizar en la plaza de España de Roma una ofrenda floral a la Inmaculada Concepción, patrona de la Infantería del ejército español.

En el vídeo, difundido por la Asociación PRO Guardia Civil, se puede apreciar cómo cuatro agentes del Instituto Armado saludan al pontífice entre la expectación generada por su presencia.

En un momento dado, una agente le ofrece al Papa su clásico sombrero.

Francisco se queda ligeramente paralizado y la teniente Alejandra Quesada Sanz, firme y educada, con una sonrisa luminosa, se lo encasqueta dulcemente en la cabeza

«Viva España, viva la Guardia Civil», se puede oír entre los aplausos de los espectadores de la escena.

Los protagonistas del momento han sido, según ha confirmado la Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC), miembros de la Academia de la Guardia Civil de Baeza, en Jaén.

Y lo más chusco sucede a continuación. A diferencia de lo que hicieron sus predecesores en situaciones similares y en contra de lo que aconsejaba hasta la buena educación, en lugar de llevárselo al Vaticano y guardarlo entre sus recuerdos, como guarda casi todo, el papa argentino se ha quitado el tricornio y se lo ha devuelto a la agente.

Después, se ha dado la vuelta y ha salido a toda prisa hacia el coche papal. Para tomar nota.

El grupo de guardias civiles estaba compuesto once agentes y profesores de la Academia de la Guardia Civil de Baeza y ha sido la teniente Quesada Sanz, la que ha sido comisionada por sus compañeros de hacer la entrega del sombrero que simboliza el instituto armado español.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído