Indignación entre los fieles y cachondeo en redes sociales

Vaticano: cachondeo en las redes e indignación de los fieles por el esperpéntico Belén del Papa Francisco

"Una síntesis de tradición y de acogida de lo nuevo, de búsqueda y experimentación"

Vaticano: cachondeo en las redes e indignación de los fieles por el esperpéntico Belén del Papa Francisco
El Papa Francisco. PD

Ada Colau no lo hubiera hecho peor. Un adefesio digno de la podemita Carmena, la peronista Kirchner o el chavista Maduro. Eso es lo que, en su afán por sintonizar con los ‘tiempos’, nos ha colocado este año el papa Francisco en el vaticano.

Le ha faltado al argentino Bergoglio transmutar a los tres Reyes Magos en magas, al estilo de los progres de compromis en Valencia, o incluir un ‘caganer’ para caerles mejor a los independentistas catalanes, pero todo se andará.

Por el momento, ha colado en el tradicional Portal de Belén estrenado este 12 de diciembre de 2020 en la plaza de San Pedro del Vaticano, a un astronauta.

Lo ha metido entre grandes figuras de cerámica de arte contemporáneo que no dejarán indiferente al visitante y entre las que se cuenta un musulmán, en una escena siete siglos anterior a que apareciera Mahoma y se hablase de Islam..

La inauguración del Belén y del árbol de Navidad tuvieron lugar en una ceremonia presidida por el cardenal Giuseppe Bertello y el obispo español Fernando Vérgez Alzaga, respectivamente presidente y secretario de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, y en la que tuvieron que respetarse los protocolos anticovid.

El Belén, estéticamente alejado de las representaciones más clásicas, procede de la localidad de Castelli, en la región de Los Abruzos (centro), y está compuesto por cincuenta y cuatro figuras de la cerámica típica de la zona.

Fue realizado entre 1965 y 1975 por los docentes y alumnos del Instituto de Arte F. A. Grue, actual Instituto Estatal de Diseño, que en aquella década dedicó su actividad didáctica al tema navideño.

Este Portal de Belén está compuesto por grandes figuras que superan el tamaño natural, sintetizadas en formas voluptuosas pero simples: un cilindro para el cuerpo y una esfera para la cabeza, aunque son fácilmente reconocibles por los rasgos o la indumentaria.

Es decir, que es reconocible la indumentaria, no tanto su papel en el Nacimiento. Entre las figuras representadas, están las de astronautas o soldados con cascos de cuernos y sangrientos escudos que recuerdan más a las películas de vikingos.

Entre los animales representados, además de unos conceptuales buey y mula, destacan un ave rara que se antoja un pavo y una oveja representada por un enredo de polvo o lana.

La representación no ha dejado indiferente a los fieles, muchos de los cuales se han quejado ya en redes sociales del esperpento puesto en la plaza de San Pedro.

Y es que los artistas que realizaron la obra quisieron por entonces incluir en la misma figuras que aludieran a eventos importantes del momento, como la conquista de la luna en 1969.

El Pesebre ya fue expuesto en Roma en la Navidad de 1970, y después pasó por otras ciudades como Jerusalén, Belén y Tel Aviv, y según sus creadores representa «una síntesis de tradición y de acogida de lo nuevo, de búsqueda y experimentación».

Toda la composición se encuentra sobre una peana de luz blanca de unos 125 metros cuadrados, a los pies del obelisco de la plaza, y podrá verse en esta Navidad peculiar, marcada por una pandemia que ha impuesto toque de queda y hasta ha adelantado la Misa del Gallo.

También se encendió el árbol de Navidad, un abeto rojo de siete toneladas y 28 metros de altura llegado de los bosques del sur esloveno, del municipio de Kocevje, y en la ceremonia se entonó el villancico «Noche de paz».

Además durante la inauguración del Portal de Belén y del árbol de Navidad, se procedió también a la iluminación de la escultura que representa una barcaza con un grupo de inmigrantes de diversas razas y entre los que se encuentra también la Sagrada Familia.

El papa Francisco, que suele visitar la decoración de la plaza en la noche del 31 de diciembre, siempre ha pedido seguir con la tradición del Portal de Belén tanto en espacios públicos como en los hogares.

De hecho en diciembre de 2019 publicó la carta «Admirabile signum» sobre el significado de esta costumbre y acudió a firmarla a la localidad de Greccio, en cuyas grutas, según la tradición San Francisco de Asís, a quien debe su nombre papal, recreó el primer Portal en el siglo XIII.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído