Dehesas salmantinas apuestan por el turismo taurino para adaptarse a tiempos complicados

Los ganaderos advierten de que los toros acabarán en el zoológico

CABEZA DE DIEGO GOMEZ (SALAMANCA), 29 (EUROPA PRESS TELEVISION)

Con el fin de adaptarse a los tiempos, dehesas salmantinas llevan años apostando por ‘las faenas camperas’, una forma de turismo rural diferente, en la que el animal «no sufre».

Una de las dehesas que promueve desde hace once años esta propuesta de turismo es la ganadería Herederos de Miguel Zaballos. A lo largo de 1.500 hectáreas, el visitante puede disfrutar y participar en todas las faenas que se llevan a cabo en una finca: exhibiciones de acoso y derribo de toros de lidia, tentaderos, herraderos, exhibiciones ecuestres y visitas guiadas por la ganadería.

Según el director del complejo de la dehesa, Diego Canebas, este tipo de turismo no sólo es solicitado por los amantes de los festejos taurinos, sino también por personas contrarias a las corridas de toros.

«Los grupos antitaurinos vienen algunas veces, y la verdad que se llevan un chasco, porque piensan que el toro de lidia vive en malas condiciones. Cuando realizan la visita se sorprenden de lo bien que viven, en sitios únicos, en libertad, con los mejores cuidados, y los mejores alimentos», describió.

A pesar de la juventud de esta iniciativa, las faenas camperas están en auge, ya que más de 2.000 turistas demandan este tipo de turismo. Según el director del complejo, Diego Caneba, las actividades en las que pueden participar depende de si se realizan en grupo o de forma individualizada, aunque las que más se solicitan son las «visitas guiadas por la ganadería» y los «tentaderos».

«Lo que más llama la atención a la gente es la visita a la ganadería, ya que ven el toro de lidia a menos de dos metros de distancia. Además le encanta conocer la vida del morlaco, la posibilidad de verlo de cerca y poder disfrutar de él sin pasar miedo», asegura.

No sólo esta actividad es la más demandada, ya que para grupos de aficionados o peñas taurinas cuenta con los tentaderos. «Los grupos prefieren ver a toreros o novilleros tentando nuestras vacas de lidia en la plaza», asevera.

Aparte de los amantes de los festejos taurinos, este turismo es solicitado también por antitaurinos. «Los grupos antitaurinos vienen algunas veces, y la verdad es que se llevan un chasco porque piensan que el toro de lidia vive en malas condiciones. Cuando realizan la visita se sorprenden de lo bien que viven, en sitios únicos, en libertad, con los mejores cuidados y los mejores alimentos», explica Caneba.

Con respecto a la prohibición de los toros en Cataluña, el director del complejo asegura que la iniciativa «no es la correcta». «Si esto sigue así, al final las dehesas acabarán desapareciendo y al toro habrá que ir a verlo a un zoológico. Veremos al toro bravo, una raza única en el mundo, metido en una jaula de ocho por ocho en vez de verlos en su medio natural, en una dehesa», concluye.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído