La terna lo intenta y Puerto y «El Fandi» cortan oreja en la penúltima de Manizales

La terna lo intenta y Puerto y "El Fandi" cortan oreja en la penúltima de Manizales
. EFE/Archivo

Puerto, «El Fandi» y Bolívar se estrellan ante un complicado encierro de Fuentelapeña, pero logran cortar una oreja los dos primeros.

FICHA DEL FESTEJO.- Seis toros de Fuentelapeña, procedencia Samuel Flores, bonitos de tipo, bajos de raza. Reservones y descastados: el primero con mediana calidad, el segundo con guasita, tercero a menos, cuarto con genio, quinto débil blandea y tardea hacia el final.

Víctor Puerto: Entera desprendida (oreja) y pinchazo y casi entera (ovación con saludos)

David Fandila «El Fandi»: Metisaca y entera (palmas) y casi entera (oreja)

Luis Bolívar: Estocada pasada y caída (ovación con saludos) y atravezada, pinchazo y media y descabello (ovación)

Tarde algo nublada, con chipazos de lluvia.

Saludó tras banderillear al primero Julio Campano

—————————–

Antes del festejo se anunciaba un chaparrón y no cayeron sino algunas gotas, y tampoco los toros embistieron, reservones en su mayoría como con la bravura mojada.

Con tal material los toreros hicieron lo posible, haciendo del recurso virtud, de la persistencia la clave para despertar al público.

Víctor Puerto ha devenido en un torero de máxima seriedad, es torero centrado y rotundo que intenta divertirse, torear para sí.

Hacia el final de su faena al primero, inició redondos y los muletazos fueron mas de cara a la galería tras una faena de gusto y personalidad.

Su segundo también se reserva y desarrolla un cierto genio sordo e incómodo. En base a exponer y ponerse en el sitio arrancó Puerto algunos muletazos pulcros.

El Fandi banderilleó a su primero con solvencia y seguridad. Es decir, como siempre. Antes con el capote, variado, intentó más lucirse que recoger las embestidas del abanto de Fuentelapeña.

En la muleta, de hinojos torea por alto. Luego intentó pasarlo por ambos pitones sin encontrar las aptitudes necesarias para acoplarse.

En el quinto el Fandi volvió a banderillear con brillantez y calentó a retazos al público, insistiendo ante un toro que blandeaba y que no se entregaba del todo y que se vino a menos.

Luis Bolívar decidido siempre, trató de meter al tercero al canasto. Tardeaba el toro pero tenía mucha suavidad, ritmo y calidad. La faena fue calentando, aunque el animal fue a menos por lo que la faena no tocó fibras. El último fue el de más calidad del encierro, pero sus menguadas fuerzas obligaron al caleño a torearlo de entrada a media altura, sin rematarlo por bajo, a fin de que se afirmara.

Hubo dos series templadas y largas, pero el toro se vino a menos, aunque conservó su fijeza y nobleza, no así su recorrido. Concluyó Bolívar, muy por encima, malogrando con la espada lo que compuso con el corazón.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído