Sublime sinfonía a cámara lenta del maestro en La Maestranza

Tarde histórica: indulto y Puerta del Príncipe para Manzanares

Una de las claves de la tarde fue 'Arrojado', un toro de Núñez del Cuvillo excepcional

Manzanares despliega toda su tauromaquia, basada en una estética personalísima, en unos movimientos corporales que se acercan al ballet

El toro, acompañado por los cabestros, se marchó a los corrales galopando, y dio la impresión de que miraba a los tendidos con el orgullo y la dignidad de los vencedores. La plaza lo despidió puesta en pie, con las palmas de las manos rotas por la emoción, mientras el diestro José María Manzanares, su lidiador, y el ganadero, Álvaro Núñez del Cuvillo, se fundían en un abrazo interminable y juntos daban una apoteósica vuelta al ruedo.

Escribe Antonio Lorca en El País que se trataba, sin duda, de un momento histórico; una fecha para enmarcar, de esas que se recuerdan siempre y sirven para decir aquello de ‘yo estaba allí’. Ha sido el triunfo de la fiesta; el triunfo del toro, la grandeza del toreo, expuesto y venerado en el altar del arte supremo.

Y Manzanares ha culminado después otra grandiosa faena ante el sexto de la tarde y ha salido en volandas por la Puerta del Príncipe. El acabose; lo nunca visto en esta plaza.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído