El diestro sevillano sale por la puerta grande

Morante firma en Bilbao la mejor faena de la temporada taurina

El torero sevillano se lleva dos orejas, el alicantino Manzanares corta una y Mora resulta herido ante un encierro encastado de Núñez del Cuvillo en Bilbao

Morante firma en Bilbao la mejor faena de la temporada taurina
Morante de la Puebla. EFE

Sólo basta leer la frase que usó Morante de la Puebla tras lidiar al cuarto toro de la tarde en Bilbao para tener una referencia de lo que pasó en el ruedo de Vista Alegre ayer.

Escribe Gaspar Silveira que a Morante le han endilgado siempre expresiones de «su mejor faena» una y otras veces. Ayer fue una de ellas, con calificativos mayores.

José Antonio Morante se fue en hombros ayer en el cuarto festejo de la Semana Grande de Bilbao, en un festejo en el que su actuación con la muleta fue de dimensiones especiales. Lo afirmó al terminar su faena: «La tarde que siempre esperé en mi vida», dijo José Antonio, quien compartió cartel con José Mari Manzanares y David Mora.

Julián López «El Juli», primera figura del toreo, vio la corrida y escribió de inmediato en su cuenta de Twitter: «Tremendo morante!!!!que torerazo!!!».

Los calificativos sobraron ayer para el torero de la Puebla del Río, quien con el capote prácticamente no se vio y entonces vivió momentos un tanto álgidos, fiel a su costumbre de torero de chispazos.

Pero cuando tomó la muleta le encontró sentido al toro, a la lidia y embrujó a toda la plaza, abarrotada, además de que muchos otros aficionados la miraron por televisión (se retransmite en vivo en Canal Plus).

«Morante se puso a torear como los mismos ángeles», narró, por ejemplo, Juan Miguel Núñez, crítico de la agencia española EFE sobre la gesta.

«Cumbre de Morante en Bilbao: faenón de personalidad, torería, fondo y alma a un importante Cuvillo. Dos orejas», pone en su reseña el portal mundotoro.com.

Cuatro años habían pasado desde que a un torero le concedieron dos orejas en un mismo toro. En Bilbao desorejar a un toro es casi un récord.

«Estoy muy contento. Estoy feliz y creo que es un día importante para mí. Esa mala racha de muchos días se compensa hoy», dijo Morante al finalizar la corrida, antes de ser sacado en hombros, como se fue igual en Aranjuez y Jerez en años atrás, en días en que recitaban sus críticos:

«La mejor faena de su vida».

La de este 23 de agosoto de 2011 fue otra de sus grandes gestas. Una más para un torero grande.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído