Soberbio, tres orejas y tercera puerta grande en Madrid como matador de toros

Miguel Angel Perera, señor de Madrid, abre la Puerta Grande de Las Ventas

Segunda tarde de figuras, lleno total, expectación por la vuelta del Juli pero se lleva el gato al agua Miguel Ángel Perera: tres orejas y salida en hombros, después de una tarde de gran rotundidad y valor impávido.

Con toros flojos, protestados, El Juli y Manzanares suscitan la división de opiniones habitual en estos casos y se van en blanco.

Como recuerda Andrés Amorós en ‘ABC‘, no puede comenzar peor la tarde: el primero de Victoriano del Río flaquea demasiado y es devuelto (¿la maldición de haber recibido por la mañana el premio de triunfador del pasado año?).

El sobrero de Zalduendo también flaquea pero se mueve. El Juli, enseguida, se lo lleva al centro y comienza con derechazos.

Muy pronto, sorprendentemente, el toro se raja por completo, huye a tablas, esquivando al diestro. La estocada trasera, con el habitual salto, provoca fuerte división.

El cuarto se mueve, claudicante; llega a la muleta rebrincado, cabecea. El Juli lo dobla con buen oficio, aguanta, se justifica. No cabe más. Su vuelta a Las Ventas, después de dos años de ausencia, no ha sido feliz.

Para que lo acepte el sector exigente, hará falta que sus toros muestren la necesaria casta. Esta tarde, no ha sucedido así. Con su amor propio, no puede salir contento.

Algo semejante le ha sucedido a Manzanares. Nadie ignora su facilidad ni su estética pero, para triunfar en Madrid, necesita algo más: en los toros y en su actitud. Su primer toro, «Jocundo» (como si lo hubiera bautizado Rubén Darío) es justo de presencia, se tapa con la cara, es flojo pero manejable.

Lo recibe con verónicas, meciendo el capote desde el comienzo, como ahora suele hacer, y el toro protesta.

En medio de una fuerte división, muletea sin estrecharse; logra tres naturales largos. Todo resulta bonito pero algo despegado: la estética prevalece sobre el mando y hay poca emoción.

El quinto tardea, es pegajoso, espera en banderillas, se duele; llega a la muleta corto y reservón (quizá no ve bien) pero el diestro tampoco se acopla ni hace el esfuerzo: un silencio que pesa. Con lo buen torero que es, debe apretar más; por lo menos, en esta Plaza.

Miguel Ángel Perera, integrado en el grupo de los magníficos, lleva pocas corridas toreadas en España, este año. Dentro de su concepto, esta tarde se muestra en plenitud.

El tercero es manso, huido. No es lo indicado quitar por chicuelinas porque el toro se va pero la quietud del diestro impresiona al público. (Quita El Juli por verónicas agachándose demasiado: debería corregir esa tendencia actual de su toreo). Saluda Juan Sierra con los palos.

Con la muleta, Perera hace el poste; enseguida, traza derechazos largos, con mando, aguantando mucho y ligando. Un impávido cambio de mano levanta entusiasmo. Mata volcándose: el clamor popular exige las dos orejas. Ya con la Puerta Grande ganada, no levanta el pie del acelerador en el último, regularcito de todo.

Se luce en banderillas Joselito Gutiérrez. Recurre Miguel Ángel a su habitual pase cambiado, se mete en el sitio, aguanta y liga sin pestañear, concluye con el arrimón. Y vuelve a matar como un cañón (ha mejorado también con la espada): una oreja más.

Ficha del festejo

 

  • Monumental de las Ventas. Viernes, 23 de mayo de 2014.
  • Décimo quinta de feria. Lleno de «no hay billetes».
  • Toros de Victoriano del Río, serios, armados, de estupendas hechuras; más lavado un 2º noble de extraordinario pitón izquierdo; de soberbios temple y profundidad el cinqueño 3º; violento y geniudo un 4 ºmuy agresivo; se vino abajo desfondado el 5º; noblón y de poco fodo el enorme 6º; y un sobrero de Zalduendo (1º bis), cinqueño, con cara, bajo y terciado, se rajó pronto.
  • El Juli, de gris plomo y oro. Estocada trasera (silencio). En el cuarto, casi media que escupe y estocada fulminante (ovación).
  • José María Manzanares, de rioja y oro. Pinchazo y estocada pasada (saludos). En el quinto, gran estocada (silencio).
  • Miguel Ángel Perera, de verde oliva y oro. Espadazo pasado algo atravesado (dos orejas). En el sexto, gran estocada. Aviso (oreja). Salió a hombros por la Puerta Grande.

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído