Con dos banderas piratas y unos tendidos entregados

El gran Juan José Padilla a hombros en San Fermín como quien sale por la puerta de su casa

El gran Juan José Padilla a hombros en San Fermín como quien sale por la puerta de su casa
Juan José Padilla, con la bandera pirata y la de la peña Anaitasuna PD

A Juan José Padilla nadie le ha regalado nada y lo que tiene lo tiene porque se lo ha trabajado, pero cuando viene a Pamplona todo es un poco cuesta abajo.

Porque torea en casa, porque de entrada ya tiene el crédito asegurado, porque las peñas le adoran, porque es un torero muy del gusto de la plaza, con sus desplantes, sus alardes, su conexión con la grada. Y la grada manda.

Quizá la primera oreja fue un poco de regaliz. Y quizá la segunda también, pero esta plaza es así, y las plazas son de su público.

Y el público quiso que saliera por la puerta grande, por la de su casa, y por allí salió, con dos banderas piratas y unos tendidos entregados para los que Padilla sigue siendo el rey.

De lo demás, toros de Fuente Ymbro malos, flojos y sin bravura. Y así, difícil. Pepe Moral estuvo por encima de ellos, en su primero, peligroso, y en su segundo, al que le arrancó una bonita faena que le valió una oreja que a él le sabe a gloria.

Peor suerte para Jiménez Fortes, al que los toros le duraron un suspiro. Y así, imposible. A no ser que torees en casa.

Ficha

  • 12 julio. Fuente Ymbro.
  • Juan José Padilla: oreja y oreja
  • Pepe Moral: silencio y oreja
  • Jiménez Fortes: silencio y silencio

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído