En la Monumental Zacateca, México

La estremecedora cornada en el corazón al banderillero Héctor Rojas hiela la sangre

Fue cogido por el segundo toro de Pozo Hondo, que le prendió por el vientre cuando ejercía labores de brega

La estremecedora cornada en el corazón al banderillero Héctor Rojas hiela la sangre
El terrible gesto de dolor de Héctor Rojas tras ser corneado de extrema gravedad SUERTEMATADOR.COM

El pitón estuvo a punto de penetrar el pericardio

El banderillero Héctor Rojas, de la cuadrilla de Joselito Adame, resultó herido de extrema gravedad este lunes 8 de septiembre de 2014 en la Monumental Zacateca, México.

Según informa ‘mundotoro’, sufrió una dramática y brutal cornada que le causó una

«herida penetrante de abdomen y tórax, y neumotórax abierto; otra herida de unos ocho centímetros en el pericardio, perforación de la curvatura mayor del estómago como de seis centímetros; laceración importante del epiplón mayor y contusión de asas intestinales, y fractura cuatro costillas izquierdas expuestas a nivel del cartílago condrocostal, que descubre pulmón izquierdo».

LABORES DE BREGA

Rojas fue cogido por el segundo toro de Pozo Hondo, que le prendió de manera espeluznante por el vientre cuando ejercía labores de brega. Fue intervenido en la Clínica Santa Elena, y posteriormente trasladado por decisión del doctor Cabral, jefe de los servicios médicos, al área de terapia intensiva del Centro Hospitalario San José.

El parte médico oficial, recogido por el citado portal taurino, es estremecedor:

«El banderillero Héctor Rojas presenta tres heridas que se establecen así: A) Herida de seis centímetros en fosa iliaca izquierda, penetrante de abdomen. B) Herida transversal de unos 25 centímetros en la base del tórax. C) Herida transversal de unos 20 centímetros a nivel de la quinta costilla.

El pitón del toro «Pregón», de Pozo Hondo, ocasionó las siguientes lesiones: ‘Herida penetrante de abdomen y tórax, y neumotórax abierto; fractura cuatro costillas izquierdas expuestas a nivel del cartílago condrocostal, que descubre pulmón izquierdo y pericardio, con herida del mismo en una extensión de unos ocho centímetros’.

Perforación de la curvatura mayor del estómago como de seis centímetros; laceración importante del epiplón mayor y contusión de asas intestinale’.

OPERACIÓN

Según se explica en el parte, «la operación del paciente consistió en realizar una desbridación quirúrgica y exploración de abdomen y tórax bajo anestesia general.

Se suturó por planos perforación gástrica de seis centímetros. Se revisó epiplón y asas intestinales. Se suturó el pericardio (que es la membrana que recubre el corazón, que quedó expuesto y el pitón estuvo a punto de penetrarlo, lo que hubiera tenido consecuencias fatales), de siete centímetros, dejando una ventana pericárdica.

Se comprobó el estado del pulmón y se colocó sonda endopleural para el sello de agua. Además, se realizó osteosíntesis de cuatro costillas con alambre y se reparan los músculos abdominales y el diafragma seccionados, dejando dos canalizaciones a tórax y abdomen, más una a tejidos subcutáneos y se suturó por planos».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído