L los aficionados tomaron la calle en Valencia como nunca antes lo habían hecho

En defensa de la Tauromaquia

La cita pasará a la historia como la principal movilización a favor de la Fiesta celebrada hasta ahora en España

En defensa de la Tauromaquia
Enrique Ponce y otros toreros, en la cabeza d ela manifestación en defensa de la tauromaquia en España. EP

Al grito unánime de «libertad, libertad», miles de personas se manifestaron ayer en Valencia en defensa de la Tauromaquia como «un bien cultural que ampara la Constitución»

Decenas de miles de personas llenaron este 13 de marzo de 2016  las calles de Valencia al grito de «libertad» para reivindicar su derecho a asistir a los toros, demostrando así que una parte muy sustancial de la población rechaza la corriente de intolerancia, acoso y mentiras que desde hace años orquestan animalistas, extrema izquierda y nacionalismo para prohibir la Fiesta de los toros.

Como subraya ‘ABC‘, estos furibundos ataques no solo no tienen razón de ser, sino que carecen de justificación alguna, además de partir de un profundo desconocimiento sobre el mundo del toro.

La tauromaquia es, en primer lugar, espectáculo y tradición, pero también historia, arte y cultura, hasta el punto de servir como fuente de inspiración a muchas disciplinas artísticas, como la literatura, la pintura o la danza, entre otras, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

«La cultura es lo que el pueblo quiere que sea», no lo que unos u otros decidan, como bien señaló el torero Enrique Ponce durante la manifestación, y la cuestión es que millones de españoles defienden, respetan y viven la Fiesta.

Los toros son también ecología, puesto que este animal dejaría de existir sin el festejo. De hecho, el toro de lidia vive en libertad, en dehesas que constituyen auténticos paraísos naturales, y es de los pocos animales que tienen la posibilidad de defenderse, cara a cara, frente al hombre.

Nadie ama más al toro que el torero, jugándose la vida en el ruedo. Pero más allá de todo lo que implica esta honda y sentida afición, la tauromaquia es, sobre todo, un símbolo de libertad, el derecho a disfrutar de un arte en paz y concordia sin que nadie imponga coactivamente su ideario a los demás, tal y como pretenden algunos.

El futuro de los toros debe depender de sus aficionados, no de políticos o activistas.

Toreros, ganaderos y empresarios

La marcha de este domingo contó con el respaldo de figuras del toreo como Enrique Ponce, José Tomás, El Juli, Morante de la Puebla, Sebastián Castella, Cristina Sánchez, Diego Urdiales, José María Manzanares, El Soro, Pepín Liria o Juan José Padilla; ganaderos como Adolfo Martín, Álvaro Cuvillo, Álvaro Domecq, Carlos Núñez, Victorino Martín, Eduardo y Antonio Miura o Ricardo Gallardo; y empresarios como Manuel Martínez Erice, la familia Lozano, Antonio Matilla, Simón Casas, Carlos Zúñiga, José Cutiño, Nacho Lloret, Pablo Lozano y Óscar y Pablo Chopera.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído