LAS COSAS DEL GOBIERNO SOCIALISTA Y SUS AMIGOS

El ministro socialista Ábalos, hijo de novillero, llama ‘casposos’ a los aficionados a la caza y los toros

El secretario de Organización del PSOE arremete contra la derecha por defender un 'españolismo trasnochado y antiguo'

El ministro socialista Ábalos, hijo de novillero, llama 'casposos' a los aficionados a la caza y los toros

Otro candidato firme a la secretaría general de ‘Gilipollas sin Fronteras’. Porque el tipo es nieto de guardia civil e hijo de torero.

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, conserva en los salones de su casa algunos carteles taurinos de Heliodoro Ábalos «Carbonerito», un prometedor novillero nacido en 1912 al que la Guerra Civil truncó su carrera.

Heliodoro, el padre del ministro Ábalos, nació en la localidad conquense de Carboneras de Guadazaón. De ahí su apelativo de «Carbonerito».

Las enciclopedias taurinas como «El Cossío» dan testimonio de la carrera de un novillero sin picadores, que toreó poco más de una veintena de tardes entre los años 1934 y 1935.

En una reseña de mayo de 1935 publicada en el «Heraldo de Cuenca» se cita a «Carbonerito» como un torero «que promete por su arte, por su valor y por su deseo siempre visible de satisfacer al respetable».

 

Quien no promete y es un pufo en toda regla es Ábalos hijo, también secretario de Organización del PSOE, quien tildó este 16 de diciembre de 2018 de «casposa» la visión de España según la cual todos los españoles tienen que ser «toreros o cazadores».

Fue la patosa manera del ministro de Sánchez de reivindicar el proyecto socialista frente al modelo de país que propone la derecha.

También es nieto, por parte materna, de guardia civil. Julián Mecos, su abuelo, estaba destinado en Campo Real (Madrid) e intervino junto a otros compañeros para sofocar la insurrección de 1934.

Contrajo una pulmonía en pleno servicio y falleció. Dejó viuda y cuatro hijos, entre ellos la madre de José Luis.

Con respecto al abuelo torero, en los días de posguerra, Heliodoro Ábalos -tras quedar viudo- se casó en segundas nupcias con la madre de José Luis.

En total, el torero tuvo siete hijas -tres de la primera mujer- y un sólo hijo, José Luis. Carbonerito, que con dolor volvió a ser Heliodoro, cerró una droguería que regentaba en el centro de Cuenca y, con la familia al completo, se mudó a Torrent, donde unos amigos les prestaron un piso. Allí nació, de forma circunstancial, José Luis. Tardarían poco en echar raíces en Valencia.

Para salir adelante, se recicló en artesano de muñecas de porcelana. La casa de los Ábalos Meco en Valencia fue al mismo tiempo taller. José Luis y sus hermanas se familiarizaron con el trabajo desde niños.

En una entrevista con la revista Plaza, el político socialista contó que fue educado en una escuela de pago porque sus padres no querían constar entre quienes disfrutaban de los recursos del régimen.:

“Nos llegaban varias reclamaciones por impago (…) Mi única herencia fueron unos cuantos tomos de El Cossío”.

LA MEMEZ

Con la etiqueta de ‘casposos’, el ministro Ábalos intentaba descalificar a los que en su opinión así a quienes no vivieron la aprobación de la Constitución y ahora dan «clases de constitucionalismo».

En medio de una polémica interna entre los barones por la política animalista del PSOE, Ábalos reclamó que no les den lecciones ni de libertad ni de constitucionalismo quienes quieren imponer ese «españolismo trasnochado y antiguo».

Para el también ministro de Fomento, el Ejecutivo de Sánchez está haciendo ya muchas cosas, pero aún le quedan muchas por hacer.

«Pero no nos vamos a ir, aunque solo sea por eso, no le vamos a dar ese gusto», afirmó, y pidió un «un poquito de paciencia», porque «si alguien cree en las elecciones y ha luchado por ellas» es el PSOE.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído