Guillermo Altadill cruzará el Cabo de Hornos por sexta vez.

Si tuviese que de un regatista de la Volvo Ocean Race sería sin duda de Guillermo Altadill (Jefe de guardias del Ericsson) es de esas personas que se podría escribir un libro entero con sus anécdotas.

Texto que traslado de la página oficia de la Volvo Ocean Race

GUILLERMO ALTADILL: SU SEXTA MUESCA EN EL CINTURÓN

Guillermo Altadill es uno de los hombres de la Volvo Ocean Race que más veces a cruzado Cabo de Hornos. Ésta será su sexta vez y con ello añadirá otra muesca a su cinturón, pero cada vez es diferente.

“Estamos navegando con lo normal en estas latitudes: frío, niebla y con 20 nudos de viento, y spi; estamos un poco decepcionados con lo que hemos perdido después del segundo ice waypoint; no esperábamos haber perdido tanto, con la decisión de bajar tan al Sur, respecto a los brasileños y el ABN AMRO TWO se está acercando aunque esperamos que en las próximas 2.000 millas que quedan a Río podamos recuperar”.

Sobre la inminente llegada a Cabo Hornos, Guillermo nos comenta:

“Esta será la sexta vez que paso el Cabo de Hornos; es como el Everest de la vela para un navegante y es como una graduación. Significa dejar las duras condiciones del Sur y volver a condiciones más templadas. Cabo de Hornos es como una licenciatura, otra muesca en el cinturón de experiencias y de cosas que has vivido”.

Pero en estas latitudes las condiciones nunca son fáciles y el frío es intenso:

“Ahora mismo tenemos a 100 millas por detrás una borrasca bastante profunda que nos hubiera afectado sino hubiéramos subido a los waypoints. La verdad es que hace frío y las condiciones son duras, pero no es realmente “el infierno”, como en otras regatas o la Volvo anterior. Hace frío pero las condiciones no son tan extremas como otras veces”.

“Esta vez y en esta etapa, debido a los ice waypoints, las condiciones nos han sido tan duras por estas latitudes como otras veces y no hemos encontrado borrascas tan profundas como encuentras navegando sin ice waypoints y bajas más al Sur”.

“Llevamos pasamontañas y muchas capas, el uso de guantes es opcional -por ejemplo, yo no los llevo porque sino no puedo llevar la rueda y los intento usar lo menos posible-.

No se qué temperatura ambiente habrá pero debemos estar en 0º c, por lo que la sensación térmica es más baja y nos tapamos lo que podemos. ¡!!Pagaría por tener 13º C!!!”.

Hace escasas jornadas el Ericsson perdió un tiempo de oro en una violentísima arribada, tras la que por suerte salieron indemnes:

“En ese momento iba yo a la rueda, era de noche y no se veía nada –con 30 nudos de viento y el spi grande-; primero el barco se nos fue de orzada, no paso nada pero al volver a poner el barco bien no reaccionamos rápido con la escota de mayor y se nos fue del otro lado, la quilla se quedo a la banda contraria y estuvimos 20 minutos volcados con el palo en el agua.

La verdad es que fue duro y era de noche pero afortunadamente a los 20 minutos pudimos bajar el spi, recuperar todo y ponernos derechos”.

Normalmente cuando te pasa esto rompes el palo la mayor o como mínimo el spi, pero no tuvimos daños. Fue una situación delicada y aprendimos, sobre todo cuando la quilla se queda en el lado contrario y el barco se queda completamente volcado y casi puedes andar por encima del casco. Había zonas del barco, como la de la maniobra de winches, que estaba por debajo del agua y a la que teníamos que acceder para arriar el spi.

Hemos tenido suerte de no romper nada, porque en una arribada como ésta es fácil romper el palo o la vela. Fue debido un poco de falta de concentración, unido al cansancio”.

Pinchar aquí para ver video promocional del Ericsson Racing Team

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído