Francia acusa la falta de espontaneidad ante una ordenada Suiza

Francia acusa la falta de espontaneidad ante una ordenada Suiza

José Rosado.- La selección francesa no ha conseguido pasar del empate en un aburrido encuentro ante Suiza en el Gottlieb-Daimler-Stadion de Stuttgart. El equipo de Domenech no ha podido hacer nada ante una ordenada selección suiza cuya defensa ha desbaratado todos los intentos de Henry y Zidane.

Dicen las malas lenguas que es Zidane, y no Domenech, quien hace las alineaciones de los bleus; sea cierto o no, es innegable que la selección francesa recuerda demasiado a aquella que ganó el Mundial de 1998. Claro que ya han pasado ocho años y eso se nota en los jugadores.

Zidane ha perdido la frescura de hace años, Thuram las pasa canutas cada vez que tiene que luchar un balón, mientras que Barthez lleva varias temporadas sufriendo de despiste; sólo Makelele conserva la calidad que le llevó a ser motor del Real Madrid, aunque le cuesta recuperarse después de cada carrera.

Otro de los que se espera mucho más es Henry. Ya se sabía que el jugador del Arsenal no se compromete con sus compañeros ni se sacrifica por el equipo, pero su egoísmo con el balón es proporcional a su calidad por lo que suele ser protagonista de las mejores jugadas. Sin embargo, el Henry de esta selección es un jugador mediocre, obcecado en marcar un gol que nunca llega sin molestarse acaso en buscar el balón.

Suiza en cambio es todo lo contrario. El equipo de Koebi Kuhn es una selección muy joven que no hace demasiados alardes y suple esa falta de calidad con un orden táctico y un sacrificio que más de un entrenador querría para sus jugadores. Tan sólo el defensa del Manchester, Philippe Senderos, y el centrocampista del Milan, Johann Vogel marcan la diferencia en un equipo cuyo principal valor es la proyección y el buen oficio de sus jugadores.

En el campo, estas diferencias se vieron acrecentadas conforme pasaban los minutos. Vieira y Makelele se esforzaban por poner balones a un Henry desaparecido mientras que la defensa suiza, muy bien ordenada, sacaba un balón tras otro.

Por las bandas, Zidane y Ribery apenas disfrutaban de oportunidades ante la zaga de Suiza. Si el jugador del Olympique de Marsella está considerado como el futuro de esta selección, mal futuro le espera al cuadro galo.

Conforme fueron pasando los minutos, los suizos se fueron para arriba y a punto estuvieron de marcar después de que Cygax rematara con la nariz un centro medido de Magnin que Barthez se encargó de rechazar. El resto del partido fue un cúmulo de despropósitos por parte de la selección de Domenech que mucho tendrá que mejorar si no quiere llevarse algún disgusto en las primeras de cambio.

Ficha técnica

0 – Francia: Barthez; Sagnol, Thuram, Gallas, Abidal; Makelele, Vieira, Zidane, Ribery (Saha, m.70); Wiltord (Dhorasoo, m.84) y Henry.

0 – Suiza: Zuberbuehler; Degen, Mueller (Djourou, m.75), Senderos, Magnin; Barnetta, Vogel, Cabañas, Wicky (Margairaz, m.82); Streller (Gygax, m.57) y Frei.

Arbitro: Valentin Ivanov (RUS). Mostró cartulina amarilla a Magnin (m.42), Barnetta (m.45), Degen (m.56), Abidal (m.64), Cabañas (m.72), Zidane (m.72), Sagnol (m.90+3) y a Frei (m.90+3).

Incidencias: Lleno absoluto en el Gottlieb-Daimler-Stadion de Stuttgart, un estadio con una capacidad para 52.000. Partido de la primera jornada del Grupo G. 31 grados de temperatura y una humedad del 21 por ciento al inicio del partido. Un aficionado francés falleció, de muerte natural, antes del encuentro en las inmediaciones del estadio, según informó un portavoz de la Cruz Roja alemana. En el palco, entre otras personalidades, se encontraba el primer ministro francés, Dominique de Villepin.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído