Nadal: «Con 20 años he ganado más de lo que pensaba lograr en mi carrera»

El dominador de la tierra batida acude a Wimbledon con las energías renovadas después de su segundo título en París. Rafa Nadal, con 20 años y 21 días, ha superado sus propias expectativas cuando se hizo profesional. Sabe que nadie le quitará ya lo que ha ganado, que es mucho. Los entrevista Joan Solsona en Marca.

Wimbledon abre desde el lunes las puertas a los aficionados del tenis para presenciar el mayor espectáculo del mundo sobre hierba. La Catedral suspira por ver el quinto enfrentamiento del año entre Roger Federer y Rafael Nadal. ¿Qué tal está después de retirarse en Queen’s con problemas en el hombro izquierdo?
Era una sobrecarga, producto de jugar tantos partidos en poco tiempo. Pero ya no me duele y eso es una buena señal. No me fui de la pista por precaución sino porque sentía molestias en la zona.

Usted ganó con un gran tenis sus dos primeros partidos en Queen’s e hizo sudar a Hewitt, con el que igualaba a un set antes de abandonar.
La verdad es que me sorprendió lo bien que me adapté a la hierba después de dos meses sólo jugando en tierra. He ganado partidos que no eran fáciles en una pista que no era la mía. Este año estoy mucho más mentalizado que en 2005 y lo afronto de manera positiva. El día después de ganar Roland Garros, cuando llegue a Londres, ya quise entrenar una hora en hierba con Francis Roig.

¿Se siente ya adaptado a una superficie tan desconocida para usted?
Ya llevo una semana y media ejercitándome sobre césped y claro que mi proceso de adaptación ya ha acabado. Pero aquí lo que importa es saber jugar en estas condiciones y no las horas que le eches. Yo estoy acostumbrado a deslizarme por la tierra y en hierba cuesta correr de un lado a otro.

¿Qué es lo que ha podido cambiar respecto a su juego de ‘terrícola’?
Tengo que ser más agresivo en todas las facetas. En Wimbledon los puntos son muy cortos. Por eso me van a ir bien las dos exhibiciones que juego antes del debut en el torneo británico.

Por segundo año consecutivo, tendrá el privilegio de poder utilizar el vestuario de los 32 favoritos, que tiene un lujo que no se ve en los aposentos del resto de participantes.
Me da igual ir o no al vestuario de los cabezas de serie. Eso es lo de menos. Yo me cambiaré donde me sienta más cómodo y estén los tenistas españoles.

Nadal acaba de sobrepasar la veintena y bate todos los récords de precocidad. Tiene dos títulos de Roland Garros, una Copa Davis, mejor marca de siempre en polvo de ladrillo, un total de diecisiete coronas en su palmarés…
La verdad es que con 20 años, he ganado más de lo que pensaba lograr en mi carrera. Y, lo que es seguro, es que lo conseguido ya no me lo pueden quitar.

¿Cuál debe ser su objetivo en su participación en el tercer ‘Grand Slam’ del año?
Sólo pienso en ganar partidos, empezando por el primero con Bogdanovic. Alcanzar ahora los cuartos de Wimbledon no cambia mi carrera; lo importante es seguir mejorando. Yo quiero ser lo máximo de competitivo dentro de un par de temporadas. Sinceramente, hoy no veo posibilidades de ganar, pero sí de hacer un buen papel en Londres.

Usted está poniendo todos los medios para reciclar su juego a la hierba e incluso ha alquilado una vivienda al lado de las pistas con su amigo Feliciano López.
Sale un poco más caro que estar en el hotel, pero es más cómodo y práctico. Es algo que hablamos con ‘Feli’ y lo tuvimos claro, sobre todo porque él ya alquiló un apartamento en 2005 y le fue bien porque hizo cuartos de final. Tranquiliza pensar que si llueve, puedes irte a tu casa a esperar que pare. Tienes la opción de hacerte la cena, no hay que pedir transporte oficial cada día para desplazarte al club y luego volver al centro de Londres…

Desde pequeño, ha crecido afirmando una y otra vez que el torneo que más ilusión le haría ganar es Wimbledon. ¿Por qué?
Bueno, se disputa en hierba. Además, cuando entras en el All England Club respiras historia. Es una sensación parecida a París, otro gran torneo con mucha tradición.

Todo el mundo apunta a Roger Federer como el gran candidato a revalidar el cetro de la Catedral. ¿Usted es de la misma opinión?
Es el número uno y eso hace que para mí sea el favorito en todas las superficies, pero yo no diría que es el único. Siempre hay jugadores peligrosos que pueden darte un susto, dígase David Nalbandián, Lleyton Hewitt, que viene de ganar en Queen’s o Andy Roddick.

Nadal ha encadenado 60 partidos sin conocer la derrota en tierra y Federer ya lleva 41 sobre la moqueta verde después de imponerse por cuarto año en Halle.
Cada uno tiene su especialidad. Son dos grandes cifras, pero de difícil comparación. De todos modos, el suizo está capacitado para llegar a las 60 en hierba.

Bjorn Borg, con once títulos de ‘Grand Slam’, fue el último gran especialista en ambas superficies. El sueco incluso se permitió el lujo de encadenar cinco Wimbledon sin preparación después de Roland Garros.
Me habían comentado que no necesitaba mucha adaptación. Ganaba en París y directo a Londres. Pero yo no soy Borg y no me puedo comparar a él.

¿Qué jugará después de Wimbledon y justo antes de la gira americana de cemento con los Masters Series de Canadá, Cincinnati y US Open?
Estoy apuntado, como el año pasado, en Bastad y Stuttgart. Luego, me prepararé para Estados Unidos. Quiero hacerlo bien en Nueva York, un torneo que se me resiste y en el que espero jugar mejor.

Usted es un gran aficionado al fútbol y supongo que estará pendiente del Mundial y los partidos de España.
Por supuesto, veré a la selección siempre que pueda por la televisión. Tenemos un bloque joven y empezamos mejor que nunca.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído