Gravesen y Robinho, a puñetazos

(PD/Agencias).- Máxima tensión en el Real Madrid de Fabio Capello. El gigantesco Thomas Gravesen y el pequeño Robinho se enzarzaron a puñetazos en un partido donde el técnico madridista perfeccionaba la táctica.

Ambos jugadores fueron expulsados al instante por Capello del entrenamiento vespertino del decimoquinto de concentración en Irdning.

Los nervios por la incertidumbre del futuro, cada día más palpables.

El ‘espíritu Capello’ parece estar calando en el equipo blanco y las consecuencias comienzan a notarse. La relajación parece una palabra prohibida en cada sesión del técnico italiano.

Una fuerte entrada de Gravesen y el comportamiento del centrocampista danés desquiciaron a Robinho y el brasileño soltó un puñetazo al danés que, rápidamente, respondió cuando todos los compañeros acudían con rapidez a separarlos.

Capello llamó de inmediato a los dos jugadores y los envió a los vestuarios, bajo la atenta mirada de Pedja Mijatovic, director deportivo del Real Madrid, que presenciaba a pie de campo su primer entrenamiento. De los 31 jugadores merengues concentrados en Austria, ni la mitad tienen seguro su continuidad en el Real Madrid y los roces son la tónica general desde el primer día.

Casi siempre con Gravesen de por medio. Capello y Salgado protagonizaron otro enfrentamiento, donde el entrenador dejó claro quién era el que daba las órdenes.

La pretemporada sigue avanzando y Capello tendrá que dar muy pronto su primera lista de descartados de la que va dando pistas poco a poco. Mijatovic le pedirá de inmediato el nombre de los sacrificados y Gravesen se gana día a día estar en ella.

El fuerte carácter del danés hace estragos en cada uno de los entrenamientos del Real Madrid en Austria. Otro de los datos que también hablan por sí solos de la tensión que se vive en la concentración madridista es el alto número de lesionados. Guti, Mejía, Emerson, Cassano y Beckham ya han pasado por la enfermería en Austria.

Capello da pistas sobre sus descartes

Fabio Capello mostró en el entrenamiento los descartes de una amplia plantilla de 31 jugadores, con los que está trabajando a la espera de la incorporación del defensa italiano Fabio Cannavaro.

Había preparado Capello un partido a todo campo para seguir ensayando la táctica en un día de doble sesión, marcado por las continuas correcciones del técnico italiano a sus jugadores en el inicio de un trabajo de estrategia, cuando mandó a un campo anexo a seis jugadores de campo.

El uruguayo Diogo más Rubén, Borja, Balboa, Jurado y Juanfran se quedaron fuera del partido, en una clara señal de Capello, que sorprendió, sobre todo, por la exclusión de Jurado y Juanfran, los dos jugadores de entre los jóvenes, que parecían haberle convencido para seguir en el Real Madrid esta temporada.

Tan sólo el canterano Rubén De la Red tuvo minutos desde el inicio, antes de que la pelea entre Gravesen y Robinho obligase a Capello a tirar de sus descartes. En la portería optó por un método diferente y utilizó a los cuatro guardametas de los que dispone en este momento, de los que desea quedarse a tres.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído