El Atlético no remata al Real Madrid

El Atlético alargó una temporada más su leyenda negra en el Bernabéu. Los de Aguirre tuvieron al Real Madrid contra las cuerdas en los primeros veinte minutos y en los finales tras la expulsión de Sergio Ramos, pero no supieron certificar su triunfo. Raúl se reivindicó tras su exclusión de la lista de Luis Aragonés igualando el tanto inicial del ex madridista Mista.

El Atlético desperdició una gran ocasión para vencer al Real Madrid en el Santiago Bernabéu y desprenderse de esa maldición que le impide ganar un derbi desde la temporada 1999/2000. Será difícil que los rojiblancos se encuentren otro partido con tantas opciones de imponerse al Madrid.

El primer tiempo, los primeros 35 minutos, fueron una exhibición de maquinaria defensiva casi perfecta en la presión y de uso y abuso descarado del derribo a Guti.

El Atlético arrancó las alas de raiz al Madrid en un trabajo de formidable de desgaste arriba, impresionante en su coordinación y con ese plus de agresividad inherente a los derbis.

El primer tiempo casi concluyó con un tanto de Mista después de una buena combinación con Torres y Maxi, que dejaron en evidencia a toda la zaga blanca. Con el resultado a favor el Atlético se movió a placer y tuvo ocasiones para sentenciar, la más clara un mano a mano de Maniche con Casillas. El portugués hizo lo que parecía más difícil y mandó el balón por encima del larguero.

Un genial pase de Guti fue convertido en gol por Raúl, que celebró el tanto con rabia, señalando su nombre y su número en la espalda. Fue la mayor aportación al encuentro del capitán madridista, que no marcaba en Liga desde octubre de 2005.

El Atlético acusó en exceso el golpe y se vio arrinconado por el Madrid, que pasó a controlar el choque, más por empuje que por juego, e incluso pudo irse con ventaja al descanso. Van Nistelrooy fue incapaz de batir a Leo Franco en un mano a mano.

En el segundo tiempo se abrieron los espacios, pero el músculo fue ganando espacio al fútbol y las ocasiones se generaron más por los errores defensivos que por los aciertos de los atacantes.

El segundo acto fue más igualado hasta la expulsión de Ramos por un codazo alevoso a Torres, que ya se le marchaba en velocidad por la derecha. Antes, los dos enemigos se repartieron varias llegadas de las que sobresalen una magnífica triangulacon de Van Nistelrooy, Raúl, Guti y Reyes que no acabó en la portería porque el sevillano no tiene el instinto de matador de área.

Con uno menos, sí ya de por sí el Madrid no lo tenía nada claro con 11, sólo le quedó como recurso intimidatorio el balón largo. Capello borró primero a Reyes (por Bravo) anulado por la pinza Seitaridis-Maxi y después dio descanso sacó a su mayor arma intimidatoria: Guti. A Ronaldo le dejó 10 minutos para la heroicidad pero no había forma. El Atlético siguió siendo el dueño y Casillas evitó que el vecino cazara su primera victoria desde 1999.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído