Unicaja sufre, remonta y se impone al Barcelona

El Unicaja Málaga se impuso por 78 a 75 al Winterthur Barcelona en el ‘duelo de titanes en horas bajas’ de la jornada, un resultado que pone en serio peligro la clasificación de los azulgrana para la Copa del Rey y permite a los andaluces meterse en el Top-8 de la ACB a expensas de lo que mañana suceda en el resto de encuentros.

El partido disputado en el Martín Carpena fue un ejemplo muy gráfico de la andadura de ambos equipos en la Liga. Tanto malagueños como barceloneses ofrecieron un encuentro de rachas, falto de ritmo y muy ‘fallón’, evidenciando el miedo escénico de ambos conjuntos en un choque que era vital para ambos. El problema es que no la primera vez que los dos equipos trazan encuentros de éstas características. Unicaja y Barcelona parecen incapaces de jugar bien al baloncesto durante 40 minutos seguidos y eso pasa factura en la clasificación.

Pese a no mostrarse especialmente brillante, el Barça se mantuvo por delante en el marcador durante toda la primera mitad, merced a su buen hacer en las transiciones rápidas que permitía realizar el lento balance defensivo de los locales. Jaka Lakovic, espectacular durante todo el partido, y Mario Kasun fueron el motor de los barcelonistas mientras Navarro se mostró algo irregular.

El Unicaja por su parte no arrancó mucho peor que sus rivales, pero el hecho de que Daniel Santiago se cargase prematuramente de personales y tuviera que ver prácticamente toda la primera mitad desde el banco fue letal para los de Sergio Scariolo.A partir de ahí, el ataque malagueño resultó especialmente penoso, sin un referente claro y jugando a la desesperada tirando de lanzamientos exteriores y de individualidades no muy acertadas. Un equipo anárquico, sin sistema ofensivo alguno, cedió así un contundente 30 a 43 al descanso.

Pero tras la reanudación, el signo del encuentro cambió, y buena culpa de ello la tuvo la vuelta a la pista del pívot local Daniel Santiago. La entrada del puertorriqueño y su buen hacer contagió a sus compañeros, y el Unicaja se vino arriba. Los locales reconquistaron la zona y Cabezas empezó a mostrarse como el base anotador que acostumbra. Así, con el tándem Santiago-Cabezas, los de Scariolo empatarían el partido gracias a un contundente parcial de 20-4.

El Barça perdía los papeles, y acusaba el hecho de que Navarro estuvo lejos de completar su mejor partido. Sin la estrella azulgrana especialmente activa, fue Jaka Lakovic el que se echó el equipo a la espalda, más aún tras la elminación por cinco faltas personales de Mario Kasun.

El base visitante dio un auténtico recital, pero la contundente reacción malagueña necesitaba algo más que las individualidades de Lakovic, y el Barça no supo darse cuenta. Tras los minutos basura, que aún amenazaron a los de Scariolo con llegar a la prórroga, el Unicaja se hizo con la victoria y mantiene sus esperanzas de clasificarse para la Copa del Rey.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído