El América de México será el rival del Barça en semifinales del Mundial

(EFE).- El América de México resolvió su debut en el Mundial de Clubes con una victoria muy trabajada ante el Jeonbuk Hyundai Motors surcoreano y consiguió el preciado billete para enfrentarse al F.C. Barcelona en las semifinales del torneo.

El defensa Ricardo Rojas fue el héroe del partido al apuntarse el único gol del encuentro, con una aparición providencial en el área pequeña de la formación asiática. El conjunto que dirige Luis Fernando Tena pudo así suavizar ese sabor amargo que aún arrastra por su eliminación en las semifinales del torneo Apertura mexicano y al mismo tiempo ponerse a soñar con cotas más altas.

Bajo la atenta mirada del técnico azulgrana, Frank Rijkaard, sentado en la grada, el América demostró que sabe desenredar partidos espesos con mucha paciencia. Dos ritmos de juego diferente se enfrentaron en el vetusto Estadio Nacional de Tokio, la pausa y el control latinoamericanos

contra la impaciencia y el frenesí surcoreanos.

Las Aguilas no tardaron en tomar el mando del partido, durmiendo el balón en el centro del campo, con la esperanza de conectar con alguna de las veloces arrancadas de Claudio López. «El piojo» apunto estuvo de aprovecharse de una desastrosa salida del portero surcoreano fuera del área. Kwoun ni llegó a controlar el balón, ni a despejarlo, dejándolo en las botas del delantero argentino, cuyo disparo se fue fuera, pegado a la cepa de uno de los postes.

El América tocaba y tocaba ganando metros hasta que tenía arrinconado a su rival, más preocupado en vigilar a la terna de ataque mexicana López-Blanco-Cabañas que en su propia capacidad ofensiva. Claudio López se encargó de asustar de nuevo a la escuadra asiática pero remató mal de espuela un centro envenenado de Cabañas.

La única ocasión de peligro surcoreana en la primera parte partió de las botas de Chung Jung Kwan, que se lució con varios recortes en el pico derecho del área tras los que disparó alto, sin llegar a inquietar a Ochoa.

El partido seguía bajo la batuta mexicana y el paraguayo Cabañas contó con dos oportunidades de gol que no transformó por su mala puntería.

En la segunda parte el Jeonbuk salió con más confianza y comenzó a llegar con mayor frecuencia al área mexicana.

El primer aviso surcoreano llegó a los tres minutos de la reanudación al rematar de chilena Lim You-Hwan. Una clara muestra de que los asiáticos le habían perdido el respeto al conjunto mexicano.

Quince minutos después Botti, uno de los dos brasileños del Jeonbuk, tuvo la ocasión más clara del partido y obligó a lucirse a Ochoa que detuvo con solvencia un tiro raso.

Poco después, su compatriota Zecarlo se metió hasta la cocina tras superar en un mano a mano a Ricardo Rojas, pero su disparo se topó con las piernas del guardameta mexicano.

El partido se había abierto para ambos conjuntos y fue entonces cuando Cabañas controló un pase largo en el lateral derecho y metió un balón raso en el área pequeña que acabó en el fondo de las mallas, empujado por un Ricardo Rojas que entraba como una locomotora.

Aún quedaban doce minutos para el final del encuentro, pero el Jeonbuk no pudo hacer gala de su fama de «rey de las remontadas» e incluso pudo haber perdido por una mayor renta si Cabañas se hubiera mostrado más acertado en varios contraataques.

El Barcelona fue recibido a lo grande a su llegada a Japón, donde disputará esta semana el Mundial de Clubes de la FIFA, al ser jaleado por unos doscientos hinchas japoneses nada más desembarcar en Tokio. El vuelo chárter en el que viajó la expedición azulgrana llegó puntual al aeropuerto de Narita.

Nada más abandonar el control de aduanas, los jugadores del Barcelona se encontraron con una nube de aficionados japoneses y fotógrafos. «Quiero volverme Deco», rezaba uno de las pancartas portada por un japonés vestido de azulgrana. Y es que el Barça «es mes que un club».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído