Cuando los periodistas cambian de nombre… cada dos meses

La nueva agencia independiente de noticias iraquí Aswat al-Irak (Voces de Irak) ha tenido que mudarse de sede, pues la inicial quedaba en una zona demasiado peligrosa de Bagdad, y los periodistas deben cambiar de nombre cada dos meses, por motivos de seguridad.

«Nadie nos va a impedir seguir informando sobre lo que ocurre en Irak con objetividad y profesionalidad», ha advertido su director Zuhair Al-Jezairy.

Tras la caída del régimen de Sadam Husein, en 2003, empezaron a surgir medios informativos en Irak. Hasta entonces, en Irak no existían fuentes de información independientes, sólo la oficialista agencia nacional INA.

Los nuevos periódicos, radios y cadenas de TV nacieron con pocos recursos, sin plantillas que pudieran garantizar una cobertura completa de la actualidad, y además tenían necesidad de recibir información imparcial.

En octubre de 2004 nació Aswat al-Irak, financiada principalmente por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), que ha aportado casi un millón y medio de dólares, y que ha recibido otras ayudas inferiores de la Unión Europea y del PNUD. Su creación ha sido «uno de los proyectos que más éxito ha tenido en el campo de la comunicación en Irak», afirma Paolo Lembo, director del PNUD en el país árabe.

Al-Jezairy y Lembo asisten estos días en París a la ‘Conferencia internacional sobre libertad de expresión y desarrollo de los medios de comunicación en Irak’, junto con unos 150 periodistas, parlamentarios, políticos y representantes de ONG iraquíes.

El acto está organizado por el PNUD, la UNESCO y la Comisión de Comunicación y Medios (CMC) iraquí y analiza la situación de los medios de comunicación en Irak, la seguridad de los periodistas, la ayuda internacional a los medios y la independencia editorial y rentabilidad económica.

Formación de periodistas
Tres medios de comunicación españoles -la Agencia Efe, Radio Nacional de España y el diario El País- se sumarán este año a las tareas de mejorar la cualificación de los profesionales de la agencia, realizadas hasta ahora sobre todo por la Fundación Reuters.

«Necesitamos que nuestros periodistas reciban formación para cumplir mejor su misión de contar lo que ocurre en Irak, siguiendo el modelo de lo que se hace en otros países», afirmó Al-Jezairy.

Al principio, la idea fue establecer un intercambio de noticias a través de Internet, que permitía a periodistas y medios de comunicación iraquíes publicar sus noticias y artículos. Así, se fue contratando y formando a periodistas para trabajar en un ambiente profesional y democrático, lo que les permitió salir airosos en la cobertura de las elecciones de enero del 2005 y del proceso constitucional, y recibir el apoyo necesario para continuar.

En la actualidad, la Agencia cuenta con medio centenar de corresponsales en todo Irak y servicios informativos en árabe, kurdo e inglés, con la preocupación constante de respetar la diversidad ideológica, étnica y religiosa del país, objetivo que garantiza un Consejo de Administración formado por nueve personas.

Aswat al-Irak elabora un servicio de noticias que reciben 50 periódicos iraquíes, 14 canales de televisión y 13 emisoras de radio, por ahora abierto a quien lo quiera consultar.

Sin embargo, su labor no se desarrolla en terreno seguro. En 2006 murieron en Irak 64 periodistas y colaboradores de los medios de comunicación, según Reporteros Sin Fronteras.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído