España abre con un triunfo ante Rusia la segunda fase de la competición

(EP).- La selección española de balonmano avanza con paso firme en su andadura en el Mundial de Alemania al sumar su cuarta victoria, primera en el marco de la segunda fase, ante el combinado de Rusia, al que venció por 33-29 para situarse con cuatro puntos y dar un nuevo paso en el propósito de revalidar su condición de vigente campeona.

España sufrió algunos problemas de inicio en la defensa del pivote ruso Chipurin, que se movió muy cómodo en los seis metros, pero supo solventar con suficiencia el resto de opciones de su rival, poco imaginativo, por lo que inicia con éxito el primero de los cuatro compromisos en cinco días que ha de afrontar en la segunda fase de la competición.

Rusia saltó con fuerza en los primeros minutos, en los que se cobró sus únicas ventajas (0-1 y 1-2), pero el desorden táctivo ruso sufría con la velocidad de las acciones españolas, ayudadas por las intervenciones de un brillante Barrufet cuando se producían algunas de las pérdidas de las que advirtió en la previa Juan Carlos Pastor.

Sin embargo, las rentas de hasta tres goles conseguidas por España (12-9, 16-13) conseguían ser reducidas por su rival (13-13, 16-15), aprovechando la ausencia de lanzamientos nacionales desde los ocho metros, que finalmente arregló Iker Romero con los tres goles finales, el último de ellos sobre la bocina.

‘Juanín’ García se mostraba infalible desde los siete metros, los bloqueos de Rolando Uríos abrían espacios a Alberto Entrerríos para que éste los aprovechara y Víctor Tomás hacía un gran trabajo desde el extremo, pero España no conseguía despegarse, sin superar nunca la renta de cuatro goles, y, alcanzado el minuto 40, un parcial de 0-3 en contra volvió a apretar la pelea (22-21).

ESPAÑA ABRE HUECO
La mayor seguridad en los marcajes, los innumerables lanzamientos de siete metros que proporcionaba Uríos con su trabajo en el pivote y la infalibilidad de ‘Juanín’ García en su ejecución, unidos al inmenso trabajo de Alberto Entrerríos y Chema Rodríguez permitieron alcanzar una decisiva ventaja en los minutos definitivos que concluyeron con el cuarto triunfo español.

El cambio de sede a la localidad alemana de Mannheim se inició así con éxito y, sobre todo, con todos los jugadores españoles sintiéndose y formando parte del trabajo que ha llevado al equipo a sumar por triunfos todos sus compromisos hasta la fecha para comandar junto a Hungría, ambos con cuatro puntos, el grupo II del torneo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:España apela a la defensa ante Rusia

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído