El Betis perdona a un Sevilla que sigue atascado

El Betis, que jugó mejor y dispuso de las ocasiones de gol más claras, perdonó a un Sevilla que tan sólo pudo arrancar un empate a cero en el Ruiz de Lopera y confirma así la crisis de resultados en la que se encuentra desde que comenzó el 2007.

El conjunto verdiblanco desperdició incluso un penalti, y su lanzador, el brasileño Robert, tuvo un mano a mano claro ante Palop, que tampoco acertó a culminar. Los sevillistas nunca se encontraron cómodos, pero mejoraron en la segunda mitad en la que gozaron de alguna buena ocasión.

El planteamiento de uno y otro equipo quedó pronto claro porque mientras el Sevilla jugaba con dos puntas, Luis Fabiano y Kanoute, el Betis buscaba más el fútbol directo, para que Robert intentara cazar el gol. Y a punto estuvo de hacerlo en el minuto 3 el carioca, que obligó al meta Palop a desviar un tiro ajustado a córner, cuyo saque Rivas pudo transformar en el 1-0 con un cabezazo picado.

De hecho, el Betis, lejos de renunciar al ataque, se hizo con el mando del partido e incluso disfrutó de un penalti, cometido por Alves sobre Fernando a los diez minutos, que Robert envió a las nubes. Este fallo no aflojó el empuje bético, porque a renglón seguido Palop salvaba otro disparo heliopolitano que ya se colaba en la red.

El equipo verdiblanco perdonaba, pero el Sevilla parecía no haber entrado aún en el partido, tal vez porque su centro del campo y sus bandas estaban perfectamente tapadas por el rival. De hecho, la primera llegada sevillista al área adversaria se demoró hasta el minuto 23, con un inocente chut de Luis Fabiano. Pero, a medida que pasaban los minutos, el dominio del Betis aflojaba y el Sevilla se estiraba, ayudado por la lesión de Arzu, uno de los mejores de la medular bética.


EL SEVILLA MEJORA

La segunda parte comenzó con un gol anulado al Betis por fuera de juego de Sobis y la respuesta sevillista, que corrió a cargo de Adriano, que envió el balón al palo de izquierdo de Doblas. Juande Ramos cambió entonces al inoperante Luis Fabiano por Alfaro, como media punta, y a Maresca por Martí en la medular. Luis Fernández también movió ficha, para meter al delantero Pancrate por Sobis, pese al buen partido del brasileño.

Con la igualdad como signo y con la sensación de que el que cometiera un fallo perdería, se encaró el tramo final del choque. Así, Doblas salvó de modo providencial, en una dejada de Kanouté que Adriano no acertó a empalmar a gol. Pero la ocasión más clamorosa fue de nuevo para Robert, tras un error garrafal de Alves, que Palop conjuró en el mano a mano (min. 79).

En fin, aunque ambos equipos siguieron pugnando por el gol hasta el último instante, el marcador no se movió y deja un resultado que sirve de poco a béticos y sevillistas en sus respectivas peleas por la permanencia y el liderato, aunque deja las espadas en todo lo alto para la vuelta de los cuartos de la Copa del Rey del día 28 tras el empate sin goles de la ida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído