El Barça, campeón de la Copa del Rey

El Barça, campeón de la Copa del Rey

(PD/EP).- El Winterthur Barcelona hizo meritorio la bandera de actor secundario y, descansado, dio la gran sorpresa en la final de la Copa del Rey después de imponerse por 53-69 a un Real Madrid que estuvo perdido durante gran parte del encuentro. El gran favorito comenzó perdiendo posiciones y colocándose a las primeras de cambio por detrás de los azulgrana que disfrutaban de un holgado marcador.

Los blancos, que no estuvieron finos, lo pagaron caro, y tan sólo tuvieron que rendirse a los pies de un Juan Carlos Navarro que firmó una gran actuación. ‘La bomba’ volvió a demostrar que es capaz de resolver un partido, aunque conforme avanzaban los minutos fue perdiendo fuelle. Los de Ivanovic se llevaron el primer título de la temporada.

El Winterthur FC Barcelona no dio opción alguna al Real Madrid en la final de la Copa del Rey, disputada desde el jueves en el Martín Carpena de Málaga, y sumó su vigésimo título en el torneo a base de una defensa que hoy agobió a su rival, la calidad de Navarro y Lakovic y el nacimiento de una nueva figura, Jordi Trías, elegido Jugador Más Valioso (MVP).

Como en Málaga 2001, cuando Pau Gasol emergió de forma apabullante ante la opinión pública y el Barça derrotó igualmente, aunque con muchos más apuros, en la final al Madrid, Trías se presentó como un jugador deslumbrante en esta Copa y guió, junto al liderazgo de Navarro, a los azulgrana hacia el vigésimo título. El anterior databa de Valencia 2003.

La estadística que reparten varios de las decenas de voluntarios del torneo era desoladora para los blancos al término del primer cuarto. Una solitaria canasta en juego. Un punto de tiro libre de Felipe Reyes. Cuatro de Louis Bullock. Un acierto de nueve intentos en tiros de dos. Cero de ocho, en los de tres puntos. El Barça se había saltado el guión, ganaba por 5-21, Vázquez estaba enchufado y Navarro, también.

Ambas noticias no eran nada halagüeñas para el Madrid de Joan Plaza, un pelele en las manos blaugranas. Además, el gigante Vázquez había olvidado su esguince cervical y era un muro infranqueable para Reyes y compañía. Ponía tapones (hasta cuatro al descanso), alargaba su interminables brazos y modificaba el tiro rival, machacaba el aro rival, cogía rebotes y salía, incluso, veloz al contraataque.

NAVARRO FUE EL DE SIEMPRE
Para colmo de Joan Plaza, Navarro era el de siempre, el de las grandes ocasiones y más teniendo en cuenta el ejército de ojeadores de la NBA que le examinaban desde la grada del Martín Carpena. Un triple suyo (5-19) puso en cuesta arriba el futuro blanco en el partido y la Copa. El escolta y Lakovic, junto a Vázquez, se habían bastado por sí sólos para hacer añicos la sólida propuesta este curso del Madrid.

La defensa del grupo de Ivanovic había ahogado a su eterno rival, que en el arranque del segundo cuarto, en apenas un minuto, había anotado más canastas en juego que en el parcial anterior. Fue un ataque de furia en suspenso. Un triple de Bullock, el primero después de que el Madrid errara hasta 14 antes, quiso ser el asomo de una remontada que no se produjo.

Pese a que el Barça no estuvo fino en la zona contraria seguía haciendo cada vez más mella (11-29) en los blancos, desorientados, fallones, irreconocible el incontestable líder de la Liga doméstica. Ni siquiera aprovechó el Madrid el descanso dado al ‘guerrero’ Navarro, manos en alto y puños cerrados hacia la grada después de cada acción positiva, que lo fueron muchas, de su grupo de compañeros.

ESTADÍSTICA Y TRIUNFO
Felipe Reyes y Hervelle acudieron al rescate de los blancos en el tercer cuarto psicológico para el Barça, el de las pájaras azulgranas en muchos partidos y, sin embargo, el brillante en la eliminatoria contra el DKV. El Madrid llegó a asustar a los azulgrana (32-42) en el mejor momento de la saga Reyes y cuando Basile acaba de cometer la cuarta falta.

Los de Ivanovic ya no anotaban con fluidez, aunque tampoco casi le hacía falta ante el irregular adversario que hoy tenía enfrente en la lona. Smith se consumía en fallos continuos desde los 6,25, mientras que Ukic anotaba sobre la bocina del tercer cuarto un triple que atajaba la sequía blaugrana y apagaba momentáneamente (35-47, min. 30) la rebelión blanca.

Los relevos de Plaza no surtieron el efecto imposible de la remontada. Era ya demasiado tarde. Si noticias de Raúl López y con unos grises Bullock y Reyes, el Madrid ofreció la peor versión de la temporada en el peor momento. La Copa se le ha escapado. Joan Plaza seguirá si situarla en sus vitrinas. En cambio, Dusko Ivanovic, el sargento de hierro, se maneja con soltura en este torneo. Es el tercero que suma como técnico, dos con el Tau y éste, el primero, con el Barça.

Veinte títulos acumula ya la nave azulgrana en la Copa. Laporta, en el palco junto a Calderón, recogíó el trofeo que puede ser el germen de otro Barça. Hoy demostró que puede ser distinto, alejado de la histeria en momentos puntuales y brillante, como lo es su plantilla. La estadística, la misma que reparten el ejército de voluntarios de la Copa, no engañó a nadie: los azulgrana encajan 71,9 puntos por partido. 62 le metió Unicaja en los cuartos. Y 70, la Penya. El Madrid anotó apenas algo más del medio centenar y, como es lógico, perdió. El nuevo Madrid no construye nada aún. Por el contrario, hoy nació otro Barça.

LAS CURIOSIDADES DEL CLÁSICO
Seis años después, Real Madrid y Winterthur F.C. Barcelona se enfrentaron en la final de la Copa del Rey, justo desde que se midieron en Málaga el 18 de marzo de 2001. Mismo escenario, mismos equipos. En aquella ocasión el triunfo correspondió al equipo catalán por 80-77. Ambos han jugado en cuatro de las últimas cinco ediciones. Así, ambos se midieron en cuartos de final en Valencia’03 y Sevilla’04, en ambos casos con triunfo blaugrana, y también en cuartos en Madrid’06, con triunfo blanco por 77-67.

El equipo blaugrana tiene la historia a su favor, ya que ha ganado en 10 de los 12 enfrentamientos entre ambos equipos en fase final de la Copa del Rey desde la disputa bajo la batuta de la ACB (1983 en adelante). El equipo madridista sólo ha ganado en la final de La Coruña’89 (85-81) y en los cuartos de Madrid’06 (77-67).

El pívot internacional, Felipe Reyes fue el único jugador del Real Madrid que sabe lo que es ganar el título de la Copa del Rey, que consiguió en 2000 con Estudiantes. Eso sí, también saben lo que es ganar el técnico asistente Zan Tabak (Unicaja en Zaragoza’05, como jugador) y el directivo Antonio Martín, que estuvo en el único título blanco, en La Coruña’93.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído