El CAI le dice al Barcelona que quiere un sitio entre los grandes

(PD/Agencia EFE).- El CAI Aragón se sigue ganando un puesto entre los grandes. Por primera vez en sus dos temporadas en la Liga ASOBAL ha ganado a uno de los ‘gallitos’, el F.C. Barcelona. La victoria, además, llega después de que los aragoneses perdieran la final de la Copa EHF.

Con este triunfo el equipo que entrena Veroljub Kosovac iguala en la quinta posición de la clasificación al BM Valladolid con el que muy probablemente se jugará en la última jornada este puesto.

Los azulgranas aprovecharon bien la falta de ideas en ataque al comienzo del partido de los zaragozanos para empezar mandando con un parcial de 0-3 que les costó neutralizar hasta mediada la primera parte.

El conjunto de Xesco Espar hacía mucho daño en ataque tanto desde el lateral derecho con Laszlo Nagy como en el pivote con Igor Vori, mientras los zaragozanos no eran capaces de encontrar la forma de parar sus lanzamientos.

Mal día del Barça
Sin embargo los barcelonistas, que tenían a un David Barrufet bastante inspirado bajo los palos, dieron diferentes muestras de no tener su día en el contragolpe y fallaron hasta media docena de oportunidades claras que podían haberles permitido acabar con una cómoda ventaja la primera mitad.

La reacción local llegó con la exclusión de Vori mediada la primera mitad y con un parcial de 5-1 pasaron a dominar por primera vez en el marcador (11-9).

A partir de ese momento los barcelonistas siempre fueron por detrás en el marcador pero sin permitir que los aragoneses lograsen una ventaja superior a los dos goles.

En la segunda parte, los azulgranas volvieron a firmar un notable inicio y con un parcial de 1-5 obtuvieron por segunda vez una renta favorable de tres goles (18-21) que mantuvieron hasta que los zaragozanos se vieron espoleados por la doble exclusión de Arrhenius y Vatne.

Un CAI más metido
A pesar de quedarse con dos hombres menos, los catalanes no fueron capaces de romper el partido y cuando el CAI volvió a tener a sus siete hombres sobre la pista se emplearon todavía más a fondo en su labor defensiva ante un rival que no encontraba posiciones fáciles de lanzamiento y cuando lo hacía se encontraba a Pablo Hernández bajo los palos.

Los azulgranas además marraron dos lanzamientos de siete metros con Beno Lapajne como portero, en un partido en el que sólo salió para esta labor y aportó lo necesario para ayudar a su equipo a hacerse con la victoria.

En los últimos minutos, Juanín García tuvo un penalti que hubiera servido a su equipo para volver a ponerse con tres goles de ventaja (25-27) pero Lapajne lo paró y a partir de ahí dos goles de Sorli y otros dos de Víctor Álvarez decantaron el partido a favor de los zaragozanos que cerró Cartón desde los siete metros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído