Loeb, rey en Argentina

Loeb, rey en Argentina

(PD/Agencia EFE).- El francés Sebastien Loeb (Citroen) se apuntó la victoria en el Rally de Argentina, sexta prueba del Mundial, tras una tercera y última etapa en la que su compañero de equipo, el español Dani Sordo, se lució con el mejor tiempo en dos de las cinco especiales, para acabar en el sexto puesto.

La victoria, cuarta del año, fue para Loeb, que, lejos de aminorar el ritmo para conservar el liderato y mantener la mecánica, siempre estuvo entre los mejores tiempos, lo que le hizo aumentar la ventaja con el finlandés Marcus Gronholm (Ford), que fue segundo a 36.7 segundos.

La jornada estuvo marcada por la variación en el programa previsto ya que a las cuatro especiales previstas se le sumó una más para cubrir el mínimo kilometraje exigido por la Federación Internacional para que fuera válido para la clasificación del mundial.

Y, de forma algo más dramática, por la muerte de una espectadora el sábado, cuando en el enlace de la especial 14 el local Gonzalo Alenaz (Subaru) se salió de la carretera e impactó contra el público. En el percance murió una mujer de 52 años.

Sordo fue el mejor piloto en la última jornada. Marcó el mejor tiempo en dos de las cinco especiales disputadas. De no haber sido por los problemas hidráulicos que sufrió en la última de ayer habría tenido opciones de podio, pero finalmente ha de conformarse con la sexta plaza, que no está mal si se tiene en cuenta que comenzó la jornada en octava posición.

Incontestable
El piloto español además poco a poco va adquiriendo experiencia en una superficie que no es su especialidad- Argentina se disputa sobre tierra y donde mejores resultados consigue Sordo es sobre asfalto. Además siempre estuvo por delante de Gronholm y, por momentos, de Loeb. La victoria fue para el habitual. El dominio de Loeb es incontestable. Con ésta el tricampeón mundial suma ya veintinueve victorias en el Mundial, y las que quedan… lo que hace aumentar su propio récord.

Este sábado, con una victoria que se le hacía difícil perder, no bajó el ritmo de carrera y aumentó unos segundos la ventaja con Gronholm, que parece destinado a secundarle en el podio. El piloto finlandés apenas buscó recortar distancias. La experiencia le dice que es difícil arañarle segundos al galo y prefirió mantener el coche, que aquí cierra el ciclo de carreras -la nueva normativa del mundial obliga a que los coches deban durar tres carreras-, lo que privó al público de lo que hubiera sido una bonita lucha por la victoria.

El tercer cajón del podio fue para el finlandés Mikko Hirvonen (Ford) que tuvo un plácido final de carrera una vez el noruego Petter Solberg (Subaru), el otro aspirante al escalón final del podio, se vio obligado al abandono tras los problemas mecánicos sufridos en el penúltimo tramo de la segunda jornada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído