Serbia, orgullosa campeona de Europa U18 a pesar de su antideportividad.


(Fernando Leblic/PD).- Tras el escandaloso ‘amaño’ en el basket-average de serbios y lituanos que cortó el camino de España hacia la final, el interesante Europeo Junior de baloncesto finalizó con un dramático Grecia-Serbia favorable a los serbios por 89-92. Durante la competición, ambos equipos han desarrollado diferentes estructuras de juego enfocadas a cuatro jugadores abiertos, que les ha permitido sacar buen provecho y muchas ventajas indirectas de dos de las estrellas del campeonato: tanto el griego Koufos (2.16m- 33 ptos, 13 rebotes) como el serbio Macvan (2.03m- 32 ptos, 14 rebotes) han dejado claro la importancia de la figura del ‘poste dominante’ en esta final y en su camino hacia ella.

En los cinco primeros minutos de partido, el entrenador serbio varió por completo su habitual juego manteniendo a sus dos torres Macvan y Maravic en cancha para proteger al primero de posibles faltas a Koufos, pero el sonado y anunciado enfrentamiento directo Koufos-Macvan no tardó en aparecer. El primer y segundo cuarto mostraron a una Grecia agresiva, acertada en el perímetro (Pappas), corriendo el contraataque, y sobre todo con un Koufos amo y señor de la pintura e incluso fino en la media distancia llegando a desesperar a su homólogo serbio. Serbia tenía un porcentaje de tiros de campo demasiado bajo y se llegó al descanso con un sorprendente 51:39 favorable a Grecia y con la mayoría del madrileño pabellón del Telefónica Arena a su favor al grito de ‘Hellas’.

Al tercer cuarto saltó una Serbia herida presionando en todo el campo, mucho más agresiva y liderada por su airado entrenador ‘Dejan Mijatovic’ que se ganó una técnica en el primer minuto. Sin embargo, en el minuto cuatro de este cuarto y con un leve descanso de Koufos, se empezó a vislumbrar la remontada serbia con aún diez puntos de desventaja. El baloncesto también pertenece a los jugadores exteriores y ese equilibrio entre puestos del que Serbia está mejor servida iba a empezar a ser determinante. Se evidenciaron problemas para los griegos en la defensa del bloqueo directo puesto por Macvan a Stojacic o a Katnic, y el propio Macvan, ya más inspirado y metido en el partido con 8 puntos y 6 rebotes en este cuarto, hacía prever el ocaso griego. Por suerte, a 35 segundos del final del tercer cuarto, un triple de Sloukas y otro de Koufos sobre la bocina salvaban a Grecia que mantenía así la diferencia de 10 puntos.

En los tres primeros minutos del fatídico último cuarto, Grecia planteó una zona muy agresiva con dos postes en el parqué (Koufos y Bogris ) y los serbios Stojacic (21 puntos) y Katnic (20 puntos) la echaron abajo con sendos triples. El entrenador griego ‘Nikos Keramefs’ se vio forzado a cambiar su defensa a individual sentando a Bogris, pero los exteriores serbios seguían de nuevo estando acertados en el triple con el ya mencionado y difícil de neutralizar bloqueo directo. Macvan como bloqueador y buen continuador, hace realidad el punto de inflexión del partido a tres minutos del final. Seguidamente, Serbia alcanza una ventaja de 4 puntos tras un espectacular 2+1 de Katnic corriendo todo el campo. Un despiste del pequeño Covic con una pérdida de balón a 13 segundos del final da una pequeña esperanza a Grecia ya que Matalon asiste a Koufos para el 91-89, pero en la última posesión Grecia se ve obligada a hacer falta y Covic convierte un tiro para dejar el definitivo 89-92.

Serbia queda justa campeona por su buen juego pero se lleva una medalla de oro manchada por su vergonzoso comportamiento antideportivo en este Europeo. Y respecto a Lituania, más de lo mismo, aunque ni siquiera fue capaz de salir del pabellón con la cabeza alta tras perder contra Letonia y quedar en cuarto puesto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído