Woods agranda su figura con el cuarto PGA, su decimotercer major

Woods agranda su figura con el cuarto PGA, su decimotercer major


(PD/Agencias).- Un paso más cerca de Jack Nicklaus. Tiger Woods sumó su decimotercer ‘grande’ en la última oportunidad que le brindaba el 2007, el PGA Championship. El número uno del mundo defendió su ventaja frente a los ataques de Woody Austin y Ernie Els para levantar por cuarta vez el torneo. Una vez más, el ‘Tigre‘ se mostró intratable, preciso e inteligente. Nicklaus sólo está a cinco.

Woods supo rentabilizar la ventaja de tres golpes con la que accedió al último día del torneo para mantener así su récord de triunfar en, por lo menos, un ‘major’ por tercera temporada consecutiva y elevar su total a 13, en busca de alcanzar el récord de Jack Nicklaus, con 18. El estadounidense ya había ganado las ediciones de 1999, 2000 y 2003.

La última tarjeta del ‘Tigre’ fue de 69 golpes, uno bajo el par, para un total de 272, ocho bajo el par. Los cuatro ‘birdies’ del día, tres de ellos en la primera parte del recorrido, fueron neutralizados en parte por los tres ‘bogeys’ cometidos en los hoyos 2, 9 y 14, que lo condujeron a una actuación discreta, pero que le sirvió tras regular la ventaja de tres golpes que ostentaba.

El segundo clasificado fue el estadounidense Woody Austin, se destapó en la segunda parte del recorrido sobre el campo de Southern Hills, en el que sus tres ‘birdies’ consecutivos, en los hoyos 11, 12 y 13 lo lanzaron hacia una ilusión a la que luego no supo dar continuidad, para acabar con una tarjeta total de 274 impactos, a dos del líder y con el premio de consuelo de ganar una plaza en el equipo de Estados Unidos para la Copa del Presidente.

Otro de los destacados fue Ernie Els, que tuvo la desgracia de presentarse ante el campeón con una desventaja de sei goples, que se antojaban casi imposibles de superar, pese a protagonizar la mejor actuación entre los primeros clasificados del torneo. Sus seis ‘birdies’ se estropearon en parte con los ‘bogeys’ cometidos en el 12 y el 16.

El sudafricano, finalmente tercero, repitió su mejor actuación en el último major del año, pero buscaba un cuarto ‘grande’ que diera más brillo a su palmarés, presidido por dos triunfos en el Abierto de Estados Unidos y uno en el Abierto Británico.

La sorpresa negativa de la jornada la protagonizó el canadiense Stephen Ames, que siempre había jugado bajo el par del campo para que el último día, ante la presión, cediera un más seis con el que no sólo desvirtuó cualquier opción de triunfo, sino que se hundió en la clasificación para salir de entre los diez primeros situados. El total de ocho ‘bogeys’ del día del que se presentaba como segundo clasificado, no hacen honor a su buen torneo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído