La prensa británica lamenta que el sueño «haya terminado»

La prensa británica lamenta que el sueño "haya terminado"

(PD).-Que vaya por delante que la afición inglesa el palo duro lo recibió el sábado con la derrota frente a Sudáfrica en la final del Mundial de Rugby. Pero quedaba Lewis Hamilton para curar las heridas. El piloto inglés lo tenía muy fácil y sin embargo fracasó. Dos golpes muy duros en sólo dos días para los aficionados ingleses. Un fin de semana para el olvido.

The Sun lo deja sentenciado en un pie de foto: «Lew-Loser» que suena igual que «loser» (perdedor, fracasado). Toda una sentencia fuera de tono frente al «niño» protegido de Ron Dennis, intocable hasta para los medios de comunicación, como quedó claro en el incidente de Dennis y la reportera de L’ Equipe. «Del sueño a la agonía», del titular a cinco columnas al recuadrito en la portada. «Sin consuelo para el hombre que asombró a la Formula Uno», finaliza.

The Guardian hace un seguimiento de la carrera vuelta a vuelta pero el reportero Tom Bryant le pone pimienta a los comentarios reseñando correos que le van llegando en ese momento. Uno es muy curioso: se refiere ya en el instante en que se ve que a Hamilton se le han esfumado las opciones de campeonato y llama la atención porque podría ser dicho por cualquier aficionado español: «Ahora que los pijos de la Formula Uno ya no tendrán al joven campeón inglés que tanto querían, pueden meterle los 20 puntos o más de penalidad que le han venido perdonando por infracciones al reglamento».

Otro comentario deja entrever que entre los ingleses existe la idea de que cuando están por ganar algo importante, pinchan al final. The Guardian lo dice al final de la crónica y otros comentarios siguen en la misma línea: «Pésimo fin de semana para el deporte inglés pero ¿alguien esperaba algo distinto?

Maurice Hamilton escribe una crónica en The Guardian anterior a la carrera donde acusa a Alonso de falta de espíritu de equipo. Es la versión que la prensa inglesa ha venido manejando hasta ahora. Da entender que los problemas que tuvo el español en McLaren se los buscó él con su comportamiento ermitaño y poco solidario con el equipo. Y cree que los problemas comenzaron cuando se vio que el piloto español no se adaptaba a los neumáticos Bridgestone y que Hamilton iba a más. El doble campeón del mundo, herido en su orgullo, no lo toleró según la mirada de este cronista, al que habría que recordarle que el que empezó con las quejas contra McLaren fue el mismo Hamilton en Mónaco quejándose de trato desigual…


Según este cronista, Alonso sufrió de síndrome persecutorio toda la temporada. La prueba «está en que Alonso demoró a Hamilton a propósito como revancha por haber haber roto el británico un acuerdo del equipo para que tuviera una vuelta más en la clasificación en Hungría». Esto hizo que Alonso «fuera a mostrarle los emails a la FIA, como venganza al equipo y a Ron Dennis».

The Times por su parte, fiel a su estilo, no entra al trapo y cree que Hamilton lo dio todo «como la selección de rugby» pero que no fue suficiente y que «su horrible salida la recordaremos por mucho tiempo. Tendrá otras oportunidades porque es muy joven pero este golpe amargo hará mella en él y en McLaren, que termina esta tórrida temporada de la peor manera». Al final, encuentran algo para consolarse: «Si Hamilton gana el año que viene el Mundial, todavía será el más joven campeón del mundo de la Historia». Tendrán que esperar otro año.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído