Millones, votos y travestismo político en la prensa española


(PD).- Bienvenidos a la etapa más frenética y convulsa que viven los medios de comunicación en muchos años. La aparición de un nuevo actor mediático en la izquierda -el que forman La Sexta y Público e impulsa Zapatero- justo cuando el gigante PRISA sufre «dudas existenciales», y la cercanía de las elecciones generales, provocan peleas inéditas y amistades reconciliaciones impensables. Todo por la pasta.

Ver para creer, escribe Carlos Ribagorda en Elconfidencial, antes de afirmar que las últimas semanas han dejado claro que en el mundo del dinero todo vale y que quien ayer fue tu enemigo hoy, pelillos a la mar, puede ser tu mayor aliado.

Y cita Ribagorga como ejemplo lo ocurrido el pasado miércoles en el Congreso, cuando a petición del Grupo Prisa, el PP se prestó a poner contra las cuerdas al Gobierno ZP por el trato de favor que se da a Mediapro, rival de la familia Polanco en la llamada guerra del fútbol.

Y añade que hace ocho días, Pedrojota Ramírez, director editorial de Unedisa, dejaba claras sus intenciones al dar cancha a Jaume Roures, presidente de Mediapro, con una amplia entrevista en las páginas del diario El Mundo. Además, una empresa de Unedisa (editora de El Mundo) distribuye también parte del diario de Roures, Público.

A pesar de que El país ha enseñado los dientes, llegando a poner en evidencia al director de RTVE, Luis Fernández, por contratar sin concurso previo a Pedro Pablo Mansilla, conocido promotor socialista, para que dirija el pelotazo inmobiliario del cambio de sede del ente, en Moncloa están convencidos de que Prisa jugará a dos bandas: el periódico seguirá con sus críticas, pero la radio y la televisión, con Iñaki Gabilondo a la cabeza, apoyarán a Zapatero.

Todo apunta a que será así, sobre todo después de que el equipo directivo de Prisa haya descartado apoyar a Rosa Díez desde las páginas de El País.

El fondo de la pelea es la reorganización del sector editorial y quién ocupará su liderazgo, ahora en manos de Prisa.

Para Unedisa y Pedrojota, la entrada en liza de Roures es una oportunidad de debilitar a Prisa y auparse ellos al trono. Tras la adquisición de Recoletos, esta compañía de capital italiano ha creado el conglomerado mediático líder del centro-derecha, dejando a un lado a Vocento y su maltrecho diario ABC.

Sin embargo, Unedisa todavía no es el primer grupo de comunicación español y su buque insignia, El Mundo, sigue por detrás de El País en ventas, audiencia e influencia.

Cambiar esa situación es lo que mueve a Pedrojota y a su grupo editorial a ponerse de lado de Roures en la batalla que mantiene con Prisa. Todo lo que sea debilitar a Prisa-El País, será bueno para Unedisa-El Mundo.

Rajoy-Polanco, Ramírez-Roures. Dos extrañas parejas para una etapa mediáticamente convulsa y, además, preelectoral. No son las únicas.

La guerra del fútbol ha dado otra más, aunque ya más fácil de entender: Paolo Vasile, consejero delegado de Telecinco, al lado de los Polanco. La cadena de Fuencarral ha emitido ya un partido de fútbol en detrimento de La Sexta y está previsto que también emita el Valencia Barcelona de esta jornada.

Prisa quiere debilitar a la cadena de Contreras mientras que la entrada de Telecinco en la batalla tiene un único objetivo: comprar barato el partido de fútbol en abierto que le ofrece Sogecable para subir la audiencia y aumentar sus ingresos publicitarios.

Sin olvidar una importante cuestión de fondo: Mediapro tiene los derechos de emisión de la fórmula 1 a partir de 2009 y tiene que sacarlos al mercado. Lo normal es que se los venda a La Sexta, algo que debilitaría a Telecinco porque las carreras de coches son uno de los puntales de su audiencia.

¿Cómo acabará todo? Dependerá del resultado de las elecciones del 9 de marzo, unos comicios mucho más importantes de lo que parecen por lo que se juegan tanto la familia Polanco como el propio Zapatero. Al fin y al cabo, los protagonistas de la batalla son ellos, con Roures y compañía como detonantes. Si gana el PSOE, Zapatero gana y demuestra a la familia Polanco que no son imprescindibles.

Buenas noticias para Roures. Pero si pierde el PSOE… la familia Polanco demostrará que no ha perdido un ápice de poder e influencia pese a la muerte del patriarca en julio: puso a Zapatero en Moncloa y, cuando éste se revolvió, con la misma facilidad lo llevó a la oposición a los cuatro años. Todo está abierto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído