Victoria pírrica del Barcelona ante el Celtic

Victoria pírrica del Barcelona ante el Celtic

(PD/EP).- El FC Barcelona resolvió esta noche en sólo dos minutos el partido de vuelta de la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones ante el Celtic de Glasgow escocés, que afrontaba en Barcelona el reto de remontar el 2-3 del partido de ida en el Celtic Park, y selló con facilidad su pase a los cuartos de final del torneo, aunque perdió a Leo Messi, víctima de una nueva rotura muscular y que podría volver a estar un mes de baja.

Una gran jugada colectiva, culminada en gol por Xavi, que suma cinco tantos en los siete últimos partidos, fulminó las esperanzas del Celtic cuando sólo se llevaban un par de minutos de juego. El conjunto escocés se encogió a partir de ese momento, obligado entonces a marcar tres goles en el Camp Nou para poder seguir adelante, demasiado para un equipo que había perdido en sus tres anteriores salidas en el torneo sin ser capaz de sumar un gol.

El partido resultó un paseo para el Barcelona, que exhibió una superioridad tremenda, aunque luego se relajó. Le bastó con una jugada para liquidar a su rival. Fue una acción iniciada en la banda izquierda por Messi, protagonista de la noche por sufrir una rotura muscular a la media hora, que luego pasó a Xavi, quien cedió el balón a Ronaldinho y el brasileño, de espaldas y sin mirar, dejó a Sylvinho, autor del pase que Xavi remató a gol.

Los azulgrana dominaron a su antojo, ante un rival que sufría para jugar el balón y dar tres pases seguidos, aunque se dejaron llevar y fueron bajando el ritmo del juego. El Barça tuvo más oportunidades de gol para ampliar su ventaja, a los 11 minutos Eto’o con un remate con el pecho que salió fuera, tras otro gran pase de Sylvinho, y a la media hora en un intento de vaselina de Puyol tras recibir de Deco.

Tres minutos después, Messi se rompió el bíceps femoral de la pierna izquierda, la misma lesión que sufrió en Valencia a mediados de diciembre y por la que estuvo un mes de baja. Consciente de la gravedad de la lesión, el argentino, que hace dos temporadas también sufrió esa misma lesión en la pierna derecha y estuvo dos meses de baja, se echó a llorar nada más notar el pinchazo y sus compañeros trataron de darle consuelo.

La lesión de Messi, que fue sustituido por Henry, pareció afectar también al juego del Barcelona. Fue un mazazo a la moral de los barcelonistas en una noche que se presentaba perfecta para que los azulgrana se reencontrasen con los goles, después de caer ante el Atlético de Madrid (4-2) y alejarse de nuevo del Real Madrid en la Liga tras una racha de 15 partidos sin perder. Al final, el partido acabó en un triunfo por la mínima y sin demasiado brillo.

En el segundo tiempo, el Celtic se mostró algo más ambicioso y empezó a aparecer en ataque en un intento de despedirse ofreciendo una buena imagen a los cerca de 7.000 aficionados que finalmente arroparon al equipo de Gordon Strachan en el Camp Nou, ubicados en su mayoría en la tercera gradería aunque con muchos otros repartidos por diversas zonas del estadio. Los escoceses, sin embargo, apenas le dieron trabajo a Valdés.

BOJAN SE QUEDA SIN EL RÉCORD EN LA LIGA DE CAMPEONES

El Barcelona, por su parte, se lo tomó con tranquilidad en el segundo tiempo, aunque tuvo algunas oportunidades para haberse ido con una goleada. Lo intentaron Eto’o en un par de ocasiones, también Ronaldinho en sendos disparos a portería, aunque uno lo desvió Boruc y el otro se fue alto, y lo mismo Deco, que empalmó un lanzamiento desde fuera del área pero también fue rechazado por el portero polaco del Celtic.

La oportunidad más clara llegó a dos minutos del final, cuando Ronaldinho se fue de un rival, cedió a Eto’o y el camerunés, en buena posición para el disparo, trató de regalarle el gol a Henry y falló en el pase. Poco después, en una de las últimas acciones del partido, Nakamura puso a prueba a Valdés con un duro disparo desde fuera del área que buscaba la escuadra, aunque Valdés salvó el gol en una gran intervención.

En la segunda parte, Rijkaard optó por reservar a Touré, que estaba apercibido de sanción, como Messi, y también a Xavi para dar entrada a Gudjohnsen, lo que dejó a Bojan sin su última oportunidad de convertirse en el goleador más joven de la historia de la Liga de Campeones. En caso de marcar en próximos partidos en el torneo, el de Linyola ya no superará el récord del ghanés Peter Ofori-Quaye, autor de un gol con 17 años y 195 días.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído