El Barça ni quiere ni puede con esta Liga

(PD).- El Barça y el Madrid parecen competir para ver cuál de ellos es mas malo. Da la impresión de que van a ser los merengues quienes se hagan la Liga, pero ganarla jugando tan mal no hace ninguna ilusión al aficionado. El Barça da pena y ni siquiera ha podido aprovechar la cocasión ante el Almeria, al que se adelantó dos veces. Fútbol rácano de verdad, casi tan malo como el del Real Madrid.

Los culés sólo pudieron empatar a dos pese a adelantarse en dos ocasiones por mediación de Bojan y Etoo. El punto flaco de los catalanes fueron los saques de esquina, origen de los tantos de cabeza de Pulido y Uche.

El Barça pierde otra buena oportunidad y se queda a siete del Real Madrid.

Joan Laporta dijo horas antes del partido que el Barça tenía que ganar sí o sí. Que no había excusas que valieran. Pero el Barça no respondió y regaló dos puntos más.

Cuenta Josep Capdevila en Sport que si Frank Rijkaard ya llegaba a Almería con las bajas de seis de sus jugadores titulares, el técnico decidió dejar en el banquillo a un ‘séptimo’.

Thierry Henry no estaba en el equipo titular después de su mal partido ante el Villarreal y a pesar de que durante la semana había mostrado un buen nivel en los entrenamientos. Por el contrario, daba una nueva oportunidad a un Gudjohnsen que, hasta el momento, había desaprovechado la mayoría de las que había tenido este año. También ponía en el titular a Bojan y a Edmílson.

Los primeros 45 minutos nos permitieron ver a dos Barça muy diferentes. El primero duró 15 minutos. Los primeros. Hasta que Bojan consiguió marcar el 0-1. Fue un Barça que si no entusiasmaba con su juego, por lo menos le ponía algo de ganas para contrarrestar las muchas ganas que le ponían los jugadores del Almería.

El gol de Bojan, minuto 16, fue la primera ocasión clara del partido. Jugada de Iniesta, que chuta, el portero Diego Alves no acierta a atajar el balón y Bojan, muy oportuno, remata a gol.

El partido no se le podía poner mejor al Barcelona. Pero, a partir de aquí, se vio la otra cara, la peor, la de un equipo apático, sin ganas, sin instinto de ‘killer’. Sin nada de nada. Y de ello se aprovechó el Almería. En los últimos 25 minutos dio una lección de pundonor, orgullo.

Tuvo su recompensa en el minuto 32. Córner que lanzó Corona y Pulido, dentro del área sin nadie que intentara ni marcarle de lejos, de cabeza, batió a Valdés.

Era el empate a uno. Le tocaba reaccionar al Barça. Pero nada de eso. Siguió la peor versión posible del equipo. El Almería pudo marcar un par de goles más pero, por suerte, se encontró con un gran Valdés, que en el minuto 34, se echó primero a los pies de Negredo y posteriormente, con muchos apuros, mandó a córner un remate de Melo que rebotó en Milito.

La última ocasión del primer tiempo fue blaugrana. Gran pase de Xavi en profundidad para Bojan, que entra dentro del área y su disparo lo manda el portero Alves a córner. Pero esa nueva ocasión no sirvió para salvar la mala imagen del equipo. Una mala imagen de la que solo se salvan algunos canteranos: Iniesta, Bojan, Valdés, Xavi… Curioso. ¿O no?

HENRY CAMBIA EL DESTINO DEL PARTIDO

El segundo tiempo comenzó con igualdad. El Barça dominaba más, pero sin dar la impresión de tener el partido controlado. Gudjohnsen disparó alto (4′) antes que Rijkaard decidiera hacer el primer cambió. Sacó a un muy desafortunado Edmílson y dio entrada a Henry. El francés acompañaría a Bojan y Eto’o en la delantera, mientras que Iniesta pasaba al centro del campo, junto con Xavi y Gudjohnsen.

Y la apuesta salió bien. Xavi que abre el juego para Henry, que entra por la banda izquierda, regatea a López Rekarte y hace el pase de la muerte para que Eto’o, muy bien, desvíe el balón lejos del alcance del portero almeriense. Era el 1-2 y el partido se le ponía muy bien de nuevo al Barça. Poco después, Henry pudo marcar el tercero pero su remate, a buen pase de Bojan, lo despejó el portero Alves.

El Barça, a diferencia del primer tiempo, ahora sí que parecía buscar la sentencia. Eto’o (19′) también la tuvo, pero tras regatear al portero del Almería estuvo lento y no pudo culminar su jugada.

EXPULSION DE MILITO

Pero cuando parecía que el partido estaba bien controlado, el colegiado Rubinós Pérez (arbitraje el suyo descaradamente casero) expulsó a Milito al enseñarle de manera más que rigurosa la segunda tarjeta amarilla cuando quedaban aún 19 minutos de juego.

Rijkaard reaccionó bien dando entrada a Sylvinho pero mal, sacando a Bojan, el delantero más peligroso del Barça en todo el partido. A partir de aquí, el Almería puso cerco a la portería de Víctor Valdés. No es que tuvieran ocasiones claras de gol pero, claro, tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe. Y se rompió, como no, en otra jugada a balón parado. Otro córner, lanzado también por Corona y rematado también de cabeza, pero esta vez por Uche, al fondo de la portería.

El Almería es uno de los equipos que más trabaja las jugadas de estrategia. Pero eso, probablemente, no lo sabía ninguno de los tropecientos miembros del cuerpo técnico del Barcelona. Porque aunque las otras no acabaran en gol, lo cierto es que en todos los córners y faltas cerca del área, los locales sorprendieron a los barcelonistas. El Barça, por cierto, esta semana dedicó un día a entrenar a puerta cerrada las jugadas de estrategia, pero en el partido no se vio ni rastro de lo que prepararon el viernes.

Y eso fue todo. Una vez más el Barça no ha sabido aprovechar el regalo del Madrid y con toda la caballerosidad del mundo se lo ha devuelto. Ni teniendo el marcador a favor en dos ocasiones, supo rematar a su rival. Ni la expulsión, probablemente injusta, de Milito, puede justificar este empate. El Barça, en los tres últimos partidos de Liga ha conseguido solo un punto y le han marcado ocho goles.

Tiene el Madrid a siete puntos por delante y el Villarreal a solo dos por detrás. Tenía razón Laporta. No hay excusas válidas. Este equipo no tiene ninguna defensa ni justificación.

Almería: Diego Alves; López Rekarte, Pulido (Iriney, 80′), Carlos García, Mané; Juanito, Felipe Melo, Juanma Ortiz (Ortiz, 63′), Crusat (K. Uche, 80′), Corona y Negredo.

FC Barcelona: Valdés; Puyol, Milito, Thuram, Abidal; Xavi, Edmílson (Henry, 53′), Gudjohnsen (Víctor Sánchez, 90′); Iniesta, Eto’o y Bojan (Sylvinho, 74′).

Arbitro: Rubinós Pérez. Tarjetas amarillas a Puyol (29′); Milito (57′ Y 71′); Iniesta (59′); Gudjohnsen (67′), Tarjeta roja a Milito (71′) por acumulación de tarjetas amarillas

Goles:
0-1, Bojan (16′)
1-1, Pulido (32′)
1-2, Eto’o (56′)
2-2, Uche (84′)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído