La pesadilla del PP en Internet se despide un rato y con recochineo

(PD).- Durante diez años han sido la pesadilla del Partido Popular en Internet, lanzando graves acusaciones contra dirigentes populares y también cargando las tintas contra medios de comunicación y poderosos empresarios. La página Losgenoveses, famosa por sus feroces críticas al PP desde los tiempos de Aznar, echa el cierre… temporalmente.


Se despide de sus lectores sin fecha de vuelta, con un «adiós muchachos«, un vídeo de Louis Armstrong y, fiel a su estilo, metiendo el dedo en el ojo de los populares.

«Estimados admiradores y estimados detractores: «En un gesto sin precedentes y como señal de respeto a los genoveses originales y genuinos, esta página, sus afluentes (Esperanzaaguirre.net) y su blog permanecerán cerrados por tiempo indefinido».

Aunque, a renglón seguido, sus responsables mantienen la intriga dejando caer su regreso: «En cuanto nuestros colegas de Génova 13 salden sus cuentas pendientes, celebren sus funerales y den señales de normalidad y de cordura volveremos». Terminan recordando a «los más adictos» que pueden seguir visitando el foro.

El germen de Losgenoveses.net fue Aznar.net. Ahí fue donde empezó todo hace diez años. Pero, después del cambio de Gobierno de 2004, sus creadores decidieron cerrar la página original con un «Bye, bye, Mr. Ansar» y alumbrar la nueva.

¿Quién la «alimentaba»?

Quién ha estado todo este tiempo detrás de una y otra ha sido siempre un misterio. En diciembre de 2004, la COPE señaló con el dedo al entonces jefe del Gabinete de Jesús Caldera cuando éste era portavoz en el Congreso, Julio Pérez Sanz. Supuestamente, éste se encargaba de alimentar su creación desde el ordenador de un despacho del PSOE en la Cámara Baja. Nunca pudo demostrarse, y Caldera se zafó de la curiosidad de los periodistas con un «no sé de qué me hablan». Actualmente, el dominio está registrado a nombre de Silvia Gómez, sin más.

Su retirada se produce apenas diez días después de que el periódico digital Bastaya.org tomara la misma decisión, aunque por falta de recursos económicos. En su caso, los que respiraron con alivio no fueron los populares, sino los socialistas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído