Slim descarta ahora la compra de Digital Plus pero piensa en el Grupo PRISA

Slim descarta ahora la compra de Digital Plus pero piensa en el Grupo PRISA

(PD).- Los contactos entre Grupo PRISA y el millonario mejicano Carlos Slim, presidente del grupo Telmex y amigo de Felipe González, en torno a la compraventa del canal de televisión de pago Digital Plus, han terminado sin acuerdo apenas comenzados ante la falta de interés del magnate por ese activo y el precio desorbitado que reclama el «Imperio Polanco».

De acuerdo con lo que cuenta A.González en Elconfidencial, Slim se habría quitado de encima un compromiso llegado del brazo de Felipe González con un argumento contundente: “Yo me siento a negociar, pero sólo si estáis dispuestos de venderme Prisa entero”.

La frase está circulando con profusión entre los altos ejecutivos del grupo mediático, que ante la dificultad de colocar el negocio de la televisión de pago a los precios requeridos (en torno a los 3.300 millones de euros, según algunas fuentes), parecen haber cambiado diametralmente de estrategia para aparentar tranquilidad y transmitirla hacia fuera: no hay prisa en Prisa por vender Digital Plus, por más que en el grupo esté con la soga de la deuda al cuello.

La lista de potenciales candidatos es muy reducida, y todas las quinielas siguen estando encabezadas por Telefónica. De acuerdo con las fuentes, Prisa ha ofrecido el activo a Canal Plus Francia, pero los galos ni siquiera se han sentado a negociar tras oír la cifra que piden los herederos de Jesús Polanco.

Otras fuentes sostienen también que se han sentado a hablar con la hija de Rupert Murdoch, un candidato problemático teniendo en cuenta que el grueso de su negocio reside en la venta de contenidos.

Naturalmente que Digital Plus sería un activo que le vendría de maravilla a ONO, pero obviamente dependiendo del precio y obviando la cuestión de que la firma que preside Eugenio Galdón no tiene músculo financiero para afrontar una operación de tal calado.

Y queda France Telecom, que puede ser la carta que Ignacio Polanco y Juan Luis Cebrián intenten jugar para sacar ventaja del miedo de Telefónica a que la operadora francesa entre en el negocio de la televisión de pago, tomándose así justa venganza contra Alierta por su decisión de acudir a la reciente OPA lanzada por Prisa sobre Sogecable.

“En estos momentos no hay negociaciones y todos los puentes parecen rotos”, aseguran fuentes cercanas a la operadora. En Prisa todavía no parecen haberse recuperado del golpe que supuso la decisión de Telefónica de acudir a esa OPA, vendiendo el 16,7% que mantenía en Sogecable.

Durante meses los rectores del grupo mediático dieron por sentado que Alierta seguiría con ellos, y ahí pecó el aragonés, porque si les hubiera dicho “estamos considerando seriamente la posibilidad de acudir a esa OPA y vender nuestro paquete”, la sorpresa hubiera sido mucho menor o incluso nula.

Se acabó la amistad

Claro que no todas las culpas son de Alierta, porque éste reclamó a Prisa un “put”, es decir, la posibilidad de una salida a precio fijo ejercitable en un plazo determinado, y ahí los herederos de Polanco se plantaron: “¿Y a qué precio?”, preguntaron; “Pues a los 28 euros que estáis ofreciendo en la OPA”, sugirió Alierta.

“Ah, no, a ese precio ni hablar”. La suficiencia típica del grupo Polanco, algo parecido con lo que les ocurrió con algún gran banco a la hora de sindicar el crédito para financiar esa OPA: se negaron a aportar las garantías solicitadas por algunas entidades, que en buena lógica optaron por no participar.

En Prisa creen a pies juntillas que la decisión de acudir a esa OPA fue política, inspirada o telegrafiada desde Moncloa, vía Javier de Paz, consejero de la operadora, algo que niegan en Gran Vía 28. En realidad el deterioro de las relaciones entre ambas partes es consecuencia natural de la desaparición de Jesús Polanco.

“La relación ha estado basada casi al 100% por la amistad personal entre Alierta y Polanco, mucho más que en la participación conjunta en Sogecable. Pero al faltar Polanco, que era quien con una mirada indicaba a sus ejecutivos por dónde había que tirar ante cada situación, Prisa se ha convertido en un pandemonium, con gestores que opinan cosas distintas, lo que provoca que a veces den palos de ciego y se equivoquen con frecuencia”.

Todo parece indicar, sin embargo, que el único candidato posible para hacerse con Digital Plus ha sido y sigue siendo Telefónica. ¿Obligados a entenderse? “A Telefónica le interesa y mucho la cartera de abonados de Digital Plus, un activo que consta de tres patas: la infraestructura (el satélite); los contenidos (fútbol, películas y demás) y la lista de abonados, que es lo realmente valioso. Los abonados del Plus permitirían a la operadora incrementar la cartera de Imagenio, vía satélite, mientras dura el proceso de expansión de la fibra óptica por toda España”.

Pero todo es una cuestión de precio. Nada menos que 1.000 millones de euros parece ser la diferencia que separa las posiciones de ambas partes.

“Con el añadido de que, con la perdida de los derechos del fútbol que se anuncia para el inicio de la próxima temporada, esa cartera de abonados perderá la parte del león de su valor, pues se estima que muchos se darán de baja. ¿Qué valdrá entonces el Plus?”

Ellos tratan de soslayar ese argumento diciendo que los derechos del fútbol están sujetos a resolución judicial a cuenta del pleito que Sogecable mantiene con Mediapro,Prisa rebate ese argumento diciendo que esos derechos están sujetos a resolución judicial a cuenta del pleito que mantiene con Mediapro, pero la pura realidad es que el tiempo juega en su contra, de ahí el interés estratégico que para ellos tiene llevar a cabo la operación cuanto antes, al margen de supuestas tranquilidades.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído