La crecida del Ebro confunde a los periodstas sobre si fue «alarmante» o «alarmista»

(PD).- La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) ha observado en las noticias relacionadas con las lluvias torrenciales, inundaciones y crecidas del Ebro, la utilización errónea de los adjetivos «alarmista» y «alarmante».

«Alarmante» es lo que alarma o inquieta, y «alarmista» es la persona que hace cundir noticias referentes a la proximidad de un peligro, sea imaginario o real y también aquello que produce alarma, por lo que frases corretas serían: «La situación de las ciudades de la ribera del Ebro es alarmante» o «Se preocupa demasiado porque es una persona muy alarmista», pero ni la crecida puede ser alarmista ni el potavoz alarmante.

Además de «personas alarmistas», puede haber «noticias alarmistas», que no son ni más ni menos que las que se difunden con el objeto de generar alarmas infundadas o exageradas, amplía la Fundéu.

La Fundación del Español Urgente está patrocinada por la Agencia Efe y el BBVA para promover el buen uso del español en los medios de comunicación, y trabaja con el asesoramiento de la Real Academia Española.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído