Woods, líder a la pata coja en el Open de EEUU

(PD).- Dos golfistas diametralmente opuestos en cuantos conceptos se estudien, Tiger Woods, nacido en California, y Miguel Ángel Jiménez, venido al mundo en Churriana (Málaga), han dado un vuelco al Abierto de los Estados Unidos tras sendas magníficas vueltas de golf en la segunda ronda disputada en Torrey Pines (San Diego).

Explica Antonio Tomás de la Agencia EFE que Tiger Woods, el mejor golfista del mundo, despertó de sopetón y se situó segundo a un golpe del nuevo líder, el australiano Stuart Appleby. Tras algo más de dos meses sin competir por una lesión en la rodilla, desde el Masters de Augusta, el juego desplegado por Tiger (68 golpes) puso de manifiesto que su recuperación es completa.

Woods ha vuelto a reencontrarse, y de qué manera. Su juego fue espectacular, especialmente en sus nueve segundos hoyos (cinco ‘birdies’), primeros del recorrido de Torrey Pines. En cuanto a Jiménez, cuyos conceptos de vida residen en el polo opuesto a los de Tiger, sus increíbles 66 golpes (5 bajo el par) le ubicaron como el mejor golfista sobre la hierba de Torrey Pines, con la mejor tarjeta del torneo hasta el momento.

El malagueño se estrenó el jueves con un desalentador +4 (75 golpes), pero 24 horas después su nueva puesta en acción ha venido plagada de maestría y golpes para el recuerdo. Los seis ‘birdies’ y el único error del golfista de Churriana le empujaron hasta el quinto lugar del segundo torneo de Grand Slam del año, que le otorgan, evidentemente, todas las opciones de pelear por el triunfo durante el fin de semana.

Fue tal el juego que Tiger y Jiménez desplegaron que casi minimizaron el trabajo de los mejores, incluido el del rubio Appleby, de 37 años, trigésimo primero del mundo y curtido jugador en el PGA Tour pero sin Grandes en el palmarés, que ganó al campo por segundo día consecutivo (69-70) para situarse como mejor referencia del torneo.

Tiger se coloca a sólo un golpe del líder ya en solitario, Appleby (-3 en el acumulado), y empatado con su compatriota Rocco Mediate y el sueco Robert Karlsson. Inmediatamente por debajo de este grupo, Jiménez, Davis Love, Trahan y Lee Westwood comparten el quinto puesto y cierran el grupo de ocho jugadores que caminan bajo el par del campo.

Una soberana lección de golf

Tiger, además de remontar puestos, dio una soberana lección de golf en la última mitad del recorrido, machacando a sus dos compañeros de partido, a la sazón segundo y tercero del mundo, el zurdo Phil Mickelson y el australiano Adam Scott, respectivamente.

Tras la segunda ronda del Abierto de los Estados Unidos se ha impuesto la razón y la lógica, por encima de las sorpresas del primer día. La USGA ha acertado por fin con un recorrido como Torrey Pines, largo y exigente pero que no penaliza tan salvajemente como en año precedentes. Los golfistas en mejor forma sacan provecho real y contable para su tarjetas, como Tiger, Karlsson, Appleby y hoy también los dos españoles en liza.

Miguel Ángel Jiménez, que sin duda es uno de los golfistas en mejor forma del momento (líder en Europa), fue el más destacado del día y también Sergio García mejoró las prestaciones iniciales (76 golpes) para remontar posiciones, salvando holgadamente el corte gracias a una tarjeta al par del campo (71).

El castellonense es trigésimo quinto, junto a Mickelson, y distanciado en siete golpes con respecto al líder.García y Jiménez, las dos bazas españolas en Torrey Pines, recompusieron la figura y abren esperanzas de un nuevo triunfo para el golf español en la actual temporada.

También en buena disposición se hallan el colombiano Camilo Villegas y el argentino Andrés Romero, dos grandes ‘pegadores’ que se adaptan a la longitud de Torrey Pines y a quienes separan de la cabeza cinco golpes. El argentino Ángel Cabrera, defensor del título, no logró superar el corte y hará las maletas junto al salvadoreño venido de la fase previa Fernando Figueroa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído