Rusia desmitifica a Holanda

Rusia desmitifica a Holanda

(PD).- El triunfo de Rusia fue tan rotundo como sorprendente si se tiene en cuenta cómo venía jugando Holanda y la goleada sufrida ante España. La diferencia se llama sobre todo Arshavin, un futbolista que responde como ninguno a su zamarra, la del número 10.

Una sorprendente Rusia pasa por encima de la todopoderosa Holanda, 1-3, convirtiéndose así en una de las candidatas al título, tras definir el partido en la prorroga gracias a los goles de Torbinski y un espectacular Arshavin.

Con esta victoria Rusia consigue el pase a la semifinales de la Euro 2008, convirtiéndose así en una de las cuatro mejores selecciones de Europa y dejando fuera a una de las máximas favoritas al título.

En un estadio con flamante colorido naranja en sus gradas se daban cita ambas selecciones para jugarse su pase a las semifinales de la máxima competición continental. Comenzaban tanteándose ambos equipos; sin miedo los rusos y con mucho respeto los holandeses.

La selección rusa iba a demostrar en los primeros minutos que no había llegado a cuartos de final de casualidad. En el minuto seis de encuentro, una falta escorada a la izquierda del ataque ruso estaba a punto de aprovecharla Zhirkov de falta directa si no fuese por un gran Van der Sar, que despejaba a córner tras una gran estirada. En la jugada posterior Kolodin daba de nuevo un susto a la defensa holandesa con un disparo desde fuera del área que rechazaba en la zaga a corner.

Rusia jugaba sin complejos ahogando la salida holandesa en el medio campo.

Pavlyuchenko estuvo, poco después, a punto de marcar de cabeza pero el remate se salía por encima del larguero, era el minuto ocho de encuentro. Era un arranque espectacular de los rusos contra una Holanda nada cómoda sobre el campo.

Holanda reaccionaría gracias a la calidad individual de los suyos. Sneijder tendría oportunidad de marcar, cerca del minuto veinte de partido, con un disparo que sacaba la zaga en rechace. En el veintiséis sería Engelaar el que probaría fortuna desde lejos, y cerca de la media hora de partido De Jong y Van Nistelrooy dejaron escapar un balón que podían haber introducido al fondo de la red tras un saque de falta.

Eran los mejores instantes de Holanda. Pero el juego holandés distaba mucho de aquel fútbol mostrado en la primera fase ante selecciones de nivel elevado como Francia o Italia.

El equipo ruso controlaría la pelota a lo largo y ancho del terreno de juego con sus mediocentros, Semshov y Semak, controlando el ritmo del partido, el ritmo que les interesaba a los rusos. Tanto así, que Van der Sar tendría que salvar de nuevo a los suyos en una doble ocasión despejando a corner un disparo de Arshavin y otro de Kolodin tras dos perfectas estiradas.

El equipo tulipán tendría su reacción ante el dominio ruso en los últimos minutos del primer periodo, siempre con sus líderes al mando. Van Nistelrooy se sacaría un disparo de la nada que haría difícil la estirada de Akinfeev en el minuto treinta y siete del encuentro. La primera parte moriría con oportunidades en ida y vuelta para los dos equipos.

Falta de puntilla

Tras el descanso el equipo de Van Basten saldría como un rayo en busca de la portería defendida por Akinfeev para intentar adelantarse en el marcador y encarrilar el encuentro. Dos claras ocasiones del recién incorporado Van Persie, por Kuyt en el descanso, y De Jong en los primeros minutos del segundo tiempo daban el aviso a Rusia de que los holandeses no se habían ido del partido.

Pero el equipo ruso estaba entonado en el partido y tras un aviso de Arshavin en un lanzamiento de falta que se marcharía rozando la escuadra, Pavlyuchenko adelantaría al equipo ruso tras rematar en el área pequeña un centro de Semshov desde la izquierda (0-1 min.56). Rusia estaba justificando el gran partido realizado hasta el momento y la gran actuación ante el equipo más en forma de toda la Eurocopa.

Holanda se volcaría al ataque con continuidad a lo largo de los minutos siguientes al gol, y Rusia esperaría agazapada buscando la contra que matara el partido definitivamente. Y este pulso lo irían venciendo de nuevo los rusos con contragolpes mortales que apunto estarían de convertirse en el segundo gol del partido a su favor si no fuese por un acertadísimo Van der Sar bajo palos, y el larguero en una ocasión.

Pero Holanda sería por un día una Turquía más, y tras varias ocasiones de Rusia para hacer un segundo, e incluso un tercero en su haber, Van Nistelrooy establecería, de cabeza a pase de Sneijder, la igualada a pocos minutos del término del tiempo reglamentario (1-1 min. 86). Rusia había tenido la oportunidad de apuntillar el resultado y Holanda aprovecharía su ocasión.

Baile ruso

Así se llegaba a la intensa prórroga en la que los dos equipos buscarían con furia el gol para los suyos. Las idas y venidas en cada portería se sucederían en unos intensísimo minutos entre los que destacaría un disparo al larguero de Pavlyuchenko en el siete de la prórroga, con un Van der Sar vendido, y una oportunidad de Torbinski tras espectacular cabalgada de Arshavin. El partido estaba roto, pero Rusia daba una sensación de peligro permanente, sobre todo cuando Arshavin cogía la pelota.

Los ataque rusos se sucederían sin descanso, sorteando todos los obstáculos naranjas sobre el terreno de juego. Y en uno de estos ataques, el mejor del partido, Arshavin, tras una cabalgada velocísima por la izquierda mandaba un centro precioso al segundo palo para que Torbinski pusiera el segundo en el marcador tras una estirada inverosímil (1-2 min. 112).

Sin dejar tiempo de reacción Rusia seguiría atacando, y Arshavin, tras un espectacular desmarque en el área, pondría el tercero y definitivo tanto en el marcador tras definir entre las piernas de Van der Sar (1-3 min.115).

El partido estaba finiquitado, y Rusia conseguía el pase a semifinales tras bailar de una forma espectacular a la todopoderosa Holanda.

LA FICHA DEL PARTIDO

1 – Holanda: Van der Sar; Boulahrouz (Heitinga, m.54), Ooijer, Mathijsen, van Bronckhorst; de Jong, Engelaar (Afellay, m.62); Kuyt (van Persie, m.46), van der Vaart, Sneijder; y van Nistelrooy.

3 – Rusia: Afinkeev; Anyukov, Ignashevich, Kolodin, Zhirkov; Semak, Zyryanov, Semshov (Bilyaletdinov, m.69), Saenko (Torbinski, m.81); Arshavin y Pavlyuchenko (Sychev, m.115).

Goles: 0-1, m.56: Pavlyuchenko. 1-1, m. 86: Van Nistelrooy. 1-2, m.112: Torbinski. 1-3, m.116: Arshavin.

Árbitro: Lubos Michel (SVK). Mostró cartulina amarilla a Boulharouz (m.50), Van Persie (m.55), Van der Vaart (m.60) y a Kolodin (m.71), Zhirkov (m.103) y a Torbinski (m.111).

Incidencias: Asistieron al encuentro 38.374 espectadores, que llenaron las gradas del St.Jakob-Park de Basilea. El equipo holandés lució brazaletes negros por la muerte de la hija de la hija de su defensa, Jalid Boulahrouz, ocurrida el pasado miércoles.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

APARATOS DE FITNESS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído