Román Cendoya: «Por mucho que lo intenten es imposible enterrar el aznarismo del Partido Popular»

Christian Rubio (PD).- El periodista Ramón Cendoya ha reflexionado sobre el Congreso Nacional del Partido Popular. «No supuso un giro hacia el centro porque el partido ya estaba en el centro». Para Cendoya, «los militantes tienen el deber de defender sus principios en los momentos coyunturales» y ha criticado «la falta de tacto» en el trato a María San Gil.

¿Cree que con el Congreso del PP se ha dado un giro hacia el centro?

No, yo creo que el Partido Popular estaba en el centro y se ha cambiado igual la táctica. Pero el partido es centro desde antes del año 96.

¿Supone esta nueva dirección el fin del aznarismo?

La dirección no puede suponer el fin del aznarismo porque empezando por Mariano Rajoy, Javier Arenas, Ana Mato y prácticamente toda la cúpula directiva han llegado ahí gracias a la proyección política que en su día hizo de ellos José María Aznar. Otra cosa es que la cúpula actual se quiera desvincular, que no puede, del aznarismo. Ayer mismo Mariano Rajoy en el foro del ABC, reivindicó la política económica de 1996. Y que yo sepa de 1996 a 2004 se dio una política exitosa presidida por Aznar, y uno de sus ministros era Cristóbal Montoro. Por tanto, por mucho que lo intenten es imposible enterrar el aznarismo del Partido Popular.

¿Qué discurso le gustó más, el de Rajoy o el de Aznar?

Son totalmente distintos. Quizás el mejor discurso del congreso fue el de Ángel Acebes.

Rajoy acaba de definir el marianismo como “centro, mujeres, diálogo y futuro”. ¿Qué le parece?

Que no le entiendo. El marianismo es el marianismo, la forma que tiene Mariano Rajoy de hacer política en función de una táctica. A mi no me gusta esa definición porque me resulta una contraprogramación. Como Zapatero es mujeres, talante, juventud y alegría, pues Mariano Rajoy intenta hacer lo mismo. Y todos sabemos que cuando una cadena de televisión tiene una parrilla de éxito, si otra la copia para hacer contraprogramación siempre se queda segunda. Estando en política hay algo que es fundamental: las ideas.

Además ha dicho el líder popular que la anterior legislatura ya es historia, que se entretuvieron en temas que a los ciudadanos no les interesaban demasiado… ¿A qué temas se refería?

Él sabrá, él era el jefe del Partido Popular. En toda jerarquía empresarial, en el resultado de las gestiones la cabeza visible es el presidente. No puede ser que haya sido el director de una empresa de 700.000 personas y que resulte que no tenga ninguna responsabilidad sobre los resultados, que el equipo que puso no fuera el suyo y además intenta hacernos creer que él no estaba allí. Obviamente tiene que decir eso, porque si no se cambia en nada el debate hubiera sido de personas, y a Mariano Rajoy lo último que le interesaba era un debate de personas.

En una democracia parlamentaria los resultados no se miden en votos, sino en diputados, y lo que ha pasado en la legislatura pasada, quizás porque se han entretenido en otras cosas y se han dedicado a otras cosas de las que él es el responsable, la realidad es que Rajoy sólo fue capaz de recortar un escaño en 4 años. Yo lo que espero es que Mariano Rajoy intente mirar hacia delante, ofrecer propuestas a los ciudadanos, empezar a presentar soluciones para resolver las crisis y los problemas políticos, no sólo económicos. Lo que tiene que hacer es ilusionar a los ciudadanos, y excusándose y poniendo peros a su gestión anterior no se ayuda nada a sí mismo.

Por cierto, María San Gil se ha quedado fuera, pero Mayor Oreja parece que va a seguir al frente de los populares españoles en Europa…

¿Por qué no va a seguir? Yo creo que dentro del PP, que es de centro-derecha reformista, hay un amplio espectro de militantes y de ideas donde quien ha perdido la confianza en la dirección y no quiere seguir no tiene por qué hacerlo. Pero lo que no se puede hacer es, por un momento coyuntural de la historia de un partido, que todos aquellos que representan unos valores diferentes abandonen. Lo que deben de hacer es seguir y luchar por defender sus principios dentro de la obligatoria y lógica disciplina del partido. Mariano Rajoy no puede decir, como dijo ayer en el foro de ABC, que a él no le afectan los resultados de las elecciones vascas, gallegas y europeas. Él es el líder del partido y también es responsable de eso. No se puede ser responsable sólo de las victorias como hace Zapatero y no afrontar las derrotas. No se puede ser el gestor de éxito de la economía cuando los datos eran buenos y no tener nada que ver con la crisis. Se está para lo bueno y para lo malo, se llame Zapatero o se llame Rajoy. Y me preocupa que los dirigentes tanto del Gobierno como de la oposición se copien en ese tipo de cosas.

¿Qué le parece el ofrecimiento de Rajoy a María San Gil para estar en la Ejecutiva?

Mariano Rajoy le podía haber ofrecido a María San Gil otras cosas y haberla tratado mucho mejor ahora que la quiere tener en la Ejecutiva después de un momento en el que ella dijo que no seguía. Porque no se ha hecho nada para intentar reconducir las relaciones, no se ha hecho más que intoxicar e intentar difamar a María San Gil y los comportamientos no han sido los mejores. Y si en la Ejecutiva no está San Gil no pasa nada, Rajoy tiene que saber por qué no está, y lo sabe de sobra, y debe seguir adelante sin estar todo el tiempo pendiente del espejo retrovisor. María San Gil es una persona con unos principios y unos valores muy sólidos, muy poco política, sus comportamientos se rigen por otras formas de hacer y es difícil casar todo eso con la táctica política. Responde a principios y no le gusta el tactismo en política, por eso se ha ido. Ahora, si quieren portarse bien con ella tienen muchas formas de hacerlo, y me consta que no lo están haciendo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído