El pinchazo veraniego de la prensa no sólo tiene que ver con el calor

(PD).- Algunos dicen que suelen leer lo mismo que el resto del año; otros que leen más porque disponen de más tiempo, y los menos porque no paran en casa. Lo cierto es que los quiosqueros notan la llegada de la época estival porque sus ventas disminuyen, aunque algunos sobreviven al verano gracias a que hay menos competencia y a que los diarios gratuitos no se reparten.

Los lectores habituales de diarios no se despegan del suyo sea la época del año que sea y, aunque la temperatura no invite precisamente a la lectura, ellos no se permiten estar desinformados pase lo que pase.

Pero los que leen diarios a menudo sin ser fieles absolutos se relajan un poco en verano, ya que al estar fuera de casa hay menos tiempo para la lectura, aunque haya más tiempo libre. Es por eso que todas las publicaciones ven cómo en estos meses se reduce su número de lectores.

Los diarios gratuitos lo saben y por eso se retiran durante el mes de agosto, el de menos actividad en las ciudades. Ante este vacío, algunos buscan en el quiosco una lectura que les informe y entretenga al mismo tiempo.

Las revistas femeninas también tienen la lección aprendida, por eso todas traen consigo obsequios muy veraniegos que las hacen más atractivas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído