«No pienso dar a luz un becario»

(PD).- La Confederación Francesa de Trabajadores Cristianos (CFTC) ha puesto en marcha una contundente campaña de captación de afiliados que incluye la difusión de un vídeo en el que una mujer trabajadora se resiste a dar a luz a su hijo porque no quiere verle «acabar de becario».

El vídeo de este sindicato, que cuenta actualmente con 132.000 afiliados, muestra a la mujer en trance de dar a luz, mordiendo el Código de Trabajo para calmar el dolor, pero conservando la lucidez suficiente como para negarse a «dar la vida a un parado» que en el mejor de los casos terminará logrando un puesto de «becario».

Los médicos que la asisten intentan animarla y una enfermera acierta a aclararle que, pese a todas sus aprensiones, «está superbien ser becario, ganas un tercio del salario mínimo y aprendes a hacer fotocopias». El bebé viene finalmente al mundo, para alegría del ginecólogo, que celebra que haya una persona más para pagar su futura pensión.

El vídeo, accesible desde esta página ‘web’, forma parte de una serie difundida exclusivamente a través de Internet, todos en el mismo tono vitriólico.

En uno de ellos puede verse a una serie de jóvenes atrapados en un «ascensor social», evidentemente atascado, mientras participan en una prueba injustamente olvidada en Pekín 2008: «Los Juegos Olímpicos de la precariedad».

Los infortunados participantes en este juego compiten por un contrato indefinido en la función pública, bajo la divisa de que «todos los golpes están permitidos» y «lo importante no es participar, sino ganar».

El contrato termina en las manos del que demuestra más habilidad como limpiabotas y para meterse, con el saco de dormir puesto, en una tienda de campaña, desenlace al que siguen, como en cualquier evento deportivo que se precie, plásticas imágenes de emoción sin límites del ganador y de lágrimas y desolación de los perdedores.

Otro vídeo reproduce una clase de chino en la que un grupo de trabajadores aprende a decir, en el idioma del futuro de los negocios, frases amables hacia el que paga como «mi patrón es un verdadero amigo».

Según informa ‘Le Figaro’, la CFTC pretende con esta campaña captar nuevos afiliados, especialmente entre los jóvenes. La CFTC atraviesa un momento complicado como consecuencia de la nueva legislación de democracia social impulsada en Francia, que redefine las reglas de la representatividad sindical en unos términos que pueden comprometer el futuro de las centrales no mayoritarias.

Esas nuevas reglas harán que la CFTC no sea declarada representativa de oficio, sino que deba probar su tirón entre los trabajadores de cada empresa, lo que le obligará a buscar alianzas con otras centrales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído