Y seis años después, la SER insiste en el Prestige

(PD).- «El chapapote invencible». Así titula la web de la emisora de PRISA una fotografía enviada por un lector a la sección «Ser Periodista». De las muchas fotografías que cada día llegarán a este medio, los responsables han decidido publicar una: la que tiene que ver con el Prestige. Por si a alguien se le ha olvidado seis años después, ahí está la SER para recordar que «los efectos de la catástrofe ecológica del ‘Prestige’ aún se dejan notar en muchas playas del norte de España».

Se trata de una instantánea de Javier Robledo.

El texto que acompaña a la fotografía es el siguiente:

En la playa de Gerra, en el Parque Natural de las Dunas de Oyambre, en Cantabria, me entretuve una tarde de agosto (piedra afilada, papel y botella de plástico en mano) intentando despegar algún pedazo de chapapote que todavía permanece incrustado en las rocas. Esta situación se repite en numerosas playas y acantilados del norte de España. Con el paso del tiempo y de las mareas, su apariencia se ha tornado áspera y dura, pero en su interior se conserva fresco y pegajoso, y mantiene todo su potencial contaminante, como aletargado, latente, deseando volver a esparcirse en el espacio natural y contaminar todo lo que encuentre a su paso: arena, rocas, plantas, peces, aves. Nada ni nadie escapamos a la marea negra del Prestige. Su tragedia se mantiene fresca, a pesar del aparente olvido de los políticos, de la sociedad, y de los voraces veraneantes, que hacemos la vista gorda, ansiosos de sol y de mar. Ya casi hemos olvidado esos «pequeños hilitos, como de plastelina», que un día arrasaron con la vida y la belleza natural de estas preciosas costas, porque las playas, ya están esplendorosas.Y ahí seguirá, durante muchos años más, pegado a la roca, y riéndose de nosotros: el chapapote invencible.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído