Pasión y cárcel del autor australiano Harry Nicolaides

(PD).- Reporteros sin Fronteras ha conseguido ver al autor australiano Harry Nicolaides, que lleva detenido en la cárcel central de Bangkok desde el 31 de agosto de 2008.

Está acusado de un crimen de « lesa majestad » por publicar, en 2005, el libro Verosimilitude, un pasage del cual critica al hijo mayor del rey de Tailandia, Bumibol Adulyadej. Harry Nicolaides ha querido pedir públicamente excusas a través de la organización de defensa de la libertad de prensa.

«Siento mucho que mis palabras hayan podido herir. Mi intención no era atentar contra Su Majestad el Rey, ni contra su reino. Soy escritor y he escrito lo que he oído decir a muchos tailandeses. Me pareció que era aceptable. Cometí un error», ha insistido Harry Nicolaides.

En la entrevista, el autor ha dicho que solo se tiraron 50 ejemplares de su obra, de los que solamente se han vendido siete. «Como escritor, mi papel es enseñar a otros mi trabajo y recoger sus observaciones. Entre 300 páginas solo hay tres líneas referidas al Príncipe, al que ni siquiera se cita por su nombre. Lo que digo es que ya estuvo casado y que su ex mujer tuvo que marcharse de Tailandia. Pensaba que no habría ningún problema porque envié mi texto a la Biblioteca Nacional que me proporcionó un ISBN (International standard book number – número de publicación internacional que permite comercializarla en todo el mundo) «, ha declarado.

El 31 de agosto, cuando se encontraba en el aeropuerto de Bangkok para regresar a Australia, las autoridades le detuvieron por crimen de « lesa majestad » en aplicación del artículo 112 del código de procedimiento penal. El 2 de septiembre rechazaron su demanda de libertad con fianza argumentando que sería un pretexto para huir.

«Las autoridades se han quedado con su pasaporte. Así es imposible huir. Además, su detención es ilegal porque a Harry Nicolaides siguen sin inculparle oficialmente. Pedimos su libertad inmediata», ha declarado Reporteros sin Fronteras.

Harry Nicolaides piensa presentar otra solicitud de libertad condicional. Si le inculpan podrían condenarle a entre tres y quince años de cárcel. Ha podido recibir la visita de su hermano y su compañera. También, unos periodistas extranjeros han podido hacerle algunas preguntas.

«Conozco la importancia que tiene el respeto de las tradiciones, de las costumbres y de las expectativas del país. No soy un provocador», ha concluído Harry Nicolaides.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído