El cerebro de la calumnia contra Aznar

El cerebro de la calumnia contra Aznar

(PD).-El 2 de septiembre, el periódico digital marroquí Lobservateur.ma anunciaba a bombo y platillo que el ex presidente del Gobierno español, José María Aznar, era el padre del hijo que espera Rachida Dati, de ascendencia marroquí y actual ministra francesa de Justicia. Aznar, por medio de FAES, desmintió tajantemente la noticia y puso el caso en manos de sus abogados. No deja de sorprender que, cuatro años después de haber abandonado el palacio de La Moncloa, una web saque esta noticia, que tiene todos los visos de una patada en la espinilla al ex presidente.

Pero, ¿qué es www.lobservateur.ma? ¿Quién está detrás? ¿Qué intereses persigue? Para responder a estas preguntas, ÉPOCA ha conseguido el valioso testimonio de un importante director del medio opositor marroquí que prefiere preservar su anonimato. De entrada, afirma que, en materia de publicaciones digitales, en Marruecos, es la “ley de la selva; son sobre todo blogs y de mala calidad. En los últimos años, ha habido abundancia”. Dicho esto, este periodista se centra en la peculiar figura de Ahmed Charai, el director de Lobservateur.ma, un claro ejemplo de cómo en Marruecos se mezclan sin ningún escrúpulo el periodismo, la alta política y la proximidad con el Palacio Real.

“Charai ha formado parte de la delegación marroquí en el proceso de Manhasset (nombre por el que se conoce a la ronda de negociaciones que mantienen sobre el Sáhara el gobierno de Rabat y el Frente Polisario). Además, está estrechamente vinculado a dos think-tanks norteamericanos -Search For a Common Ground y Foreign Policy Research Institute-, próximos al movimiento neocon y a la derecha israelí, ante los cuales lleva a cabo acciones de lobbying para defender la postura marroquí sobre el Sáhara. Además, mantiene excelentes relaciones con los servicios de inteligencia marroquíes y con el Palacio Real”.

“Como hombre de negocios”, agrega nuestro interlocutor, “Charai es dueño de la Maroc Télématique, que se ha visto atribuir una red de paneles publicitarios en Casablanca. Este tipo de concesiones se suele hacer en Marruecos según criterios políticos: se atribuyen rentas a quien está próximo al poder y el mismísimo rey Mohammed VI controla FC Com, la mayor red de paneles que gestiona su hombre de confianza, Mohammed Mounir Majidi”. “Asimismo”, prosigue el periodista marroquí, “www.lobservateur.ma recibe publicidad ‘amiga’ de Maroc Télécom -propiedad de Vivendi- de la compañía aérea Royal Air Maroc, etc.

Ahí no termina la acaparadora capacidad de Charai para el lobbying. “Era accionista de La Vérité, un semanario financiado por altos jerarcas militares para defender sus intereses en la industria de la pesca de altura. Y recibía financiación para sus actividades”. ÉPOCA ha intentado en repetidas ocasiones, ponerse en contacto con Charai para conocer su punto de vista, pero se encuentra de viaje en Estados Unidos. “Políticamente”, afirma, “el régimen marroquí mantiene muy buenas relaciones con Rachida Dati” de ahí que descarte un móvil político en la publicación de esta información. “Es una chapuza de mal periodista. No es
el tipo de exclusiva para darse a conocer en Europa”, precisamente, pocas semanas antes del lanzamiento de la versión impresa de Lobservateur.ma.

LEA MÁS EN ÉPOCA

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído