Actores, confundidos con delincuentes y pedófilos

(PD).- Una serie de anuncios ha desencadenado la alarma entre los atentos habitantes de la capital de Estonia, Tallin, que han tomado a los actores de una campaña publicitaria por delincuentes y pedófilos.

Según pulicó el diario digital Delfi, la campaña, cuyos carteles han aparecido en las calles de la capital estonia, tiene como objetivo llamar la atención sobre las víctimas del fraude por internet y de otros delitos informáticos, señaló el diario digital que recoge la información aparecida en el semanario estonio ‘Dien za Dniom’.

Sin embargo, en la práctica, las leyendas «Soy pedófilo. Soy un ladrón. Robo bancos. ¿Y tú?» que aparecen junto a las fotografías de los actores publicitarios, ha inducido a la confusión a los crédulos transeúntes.

«Ya antes había hecho publicidad en campañas de carácter social. En esta ocasión, muchos, sencillamente, no entendieron el contenido de los carteles. Ha sido una sorpresa bastante desagradable, me chocó mucho», señalo Marko, cuyo rostro representa en la campaña, muy a su pesar, el de un pedófilo.

Según este actor aficionado, «el problema es que la gente no entra en la página web indicada en el cartel para saber de qué se está hablando en realidad».

«No pasa nada, simplemente que ahora evito dejarme ver en según que parte. En general, no me mezclo mucho entre la gente últimamente», declaró.

Por otra parte, se podría haber previsto semejante reacción por parte de la ciudadanía, ya que la dirección www.assapauk.ee de la página web en la que se explica en qué consiste la campaña, aparece en el cartel en una letra tan fina que prácticamente pasa desapercibida.

Helen, quien pone su cara a la de una mujer cuyo ordenador fue utilizado por delincuentes informáticos para robar los datos bancarios de los clientes de una tienda por internet, reconoció que «efectivamente, en los carteles casi no hay texto».

La mujer dijo no estar enfadada con los responsables de la agencia publicitaria y señaló, al contrario, que aquellas personas que realmente creen que los rostros que aparecen en los carteles pertenecen a delincuentes de verdad, evidentemente, pecan de falta de inteligencia.

A pesar de las consecuencias inesperadas por haber participado en esta campaña, Marko señaló que «si el número de víctimas de fraudes (por internet) se reduce a la mitad, no hay motivo para no llevar a cabo este tipo de campañas». «Pienso que vale la pena», afirmó.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído